El agua

EL AGUA

El cuerpo humano está compuesto por un 80% de agua al nacer, un 66% en los adultos y un 60% en los ancianos.

El agua constituye una parte fundamental en el mantenimiento de la salud.

Participa en el proceso de digestión, es necesaria para una buena circulación sanguínea, para la regulación de la temperatura interna.

Ayuda a eliminar toxinas metabólicas, a transportar vitaminas hidrosolubles y minerales hasta las células y previene el envejecimiento de la piel.

El agua no deja reservas, cada día perdemos entre 1 y 1,5 litors en la orina, 0,5 litros a través de la piel, y 0,4 litros por los pulmones. Estos valores aproximados pueden ser multiplicados por 2 o 3 veces según el calor y la actividad física.

¿Pero qué tipo de agua es buena beber?

El ser humano, al contrario de las plantas y verduras no puede asimilar los minerales del agua, sólo asimilamos minerales metabolizados por estas plantas u otros microorganismos.

El agua nos limpia, y purifica per no nos nutre.Cuanto más pura es el agua, mejor funciona.

Cuanto más mineralizada está, mas cansa al cuerpo.

El exceso de minerales ensucia al organismo y perjudica la salud.

El organismo no puede asimilar más de 1 o 2% de los minerales contenidos en el agua y el calcio no puede ser absorbido por el intestino.

Los estudios clínicos confirman que los consumidores de agua mineralizada padecen desmineralización y descalcificación.

«Desde el centro quiropráctico te recomendamos beber agua para mantener tu cuerpo hidratado y purificado.»

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar