La artrosis comienza de jóvenes

artrosis
La artrosis (artritis degenerativa, enfermedad degenerativa de las articulaciones) es un trastorno crónico de las articulaciones caracterizado por la degeneración del cartílago y del hueso adyacente, que puede causar dolor articulatorio y rigidez.
La artrosis, el trastorno articulatorio más frecuente, afecta en algún grado a muchas personas alrededor de los 70 años de edad, tanto varones como mujeres. Sin embargo, la enfermedad tiende a desarrollarse en los varones a una edad más temprana.

Persisten todavía muchos mitos sobre la artrosis, por ejemplo, que es un rasgo inevitable de la vejez, como los cabellos grises y los cambios en la piel; que conduce a discapacidades mínimas y que su tratamiento no es eficaz. Aunque la artrosis es más frecuente en personas de edad, su causa no es el simple deterioro que conlleva el envejecimiento. La mayoría de los afectados por esta enfermedad, especialmente los más jóvenes, presentan pocos síntomas o ninguno; sin embargo, algunas personas mayores desarrollan discapacidades significativas.

Las articulaciones tienen un nivel tan escaso de fricción que no se desgastan, salvo si se utilizan excesivamente o sufren lesiones. Es probable que la artrosis se inicie con una anormalidad de las células que sintetizan los componentes del cartílago, como colágeno (una proteína resistente y fibrosa del tejido conectivo) y proteoglicanos (sustancias que dan elasticidad al cartílago).

El cartílago puede crecer demasiado, pero finalmente se vuelve más delgado y se producen grietas en la superficie. Se forman cavidades diminutas que debilitan la médula del hueso, bajo el cartílago. Puede haber un crecimiento excesivo del hueso en los bordes de la articulación, produciendo tumefacciones (osteofitos) que pueden verse y sentirse al tacto. Estas tumefacciones pueden interferir el funcionamiento normal de la articulación y causar dolor.
Por último, la superficie lisa y regular del cartílago se vuelve áspera y agujereada, impidiendo que la articulación pueda moverse con facilidad. Se produce una alteración de la articulación por el deterioro de todos sus componentes, es decir, el hueso, la cápsula articular (tejidos que envuelven algunas articulaciones), la membrana sinovial (tejido que reviste la articulación), los tendones y el cartílago.
Síntomas

Por lo general, los síntomas se desarrollan gradualmente y afectan inicialmente a una o a varias articulaciones (las de los dedos, la base de los pulgares, el cuello, la zona lumbar, el dedo gordo del pie, la cadera y las rodillas). El dolor es el primer síntoma, que aumenta por lo general con la práctica de ejercicio. En algunos casos, la articulación puede estar rígida después de dormir o de cualquier otra forma de inactividad; sin embargo, la rigidez suele desaparecer a los 30 minutos de haber iniciado el movimiento de la articulación.

La articulación puede perder movilidad e incluso quedar completamente rígida en una posición incorrecta a medida que empeora la lesión provocada por la artrosis. El nuevo crecimiento del cartílago, del hueso y otros tejidos puede aumentar el tamaño de las articulaciones. El cartílago áspero hace que las articulaciones rechinen o crujan al moverse. Las protuberancias óseas se desarrollan con frecuencia en las articulaciones de las puntas de los dedos (nódulos de Heberden).
En algunos sitios (como la rodilla), los ligamentos que rodean y sostienen la articulación se estiran de modo que ésta se vuelve inestable. Tocar o mover la articulación puede resultar muy doloroso.
En contraste, la cadera se vuelve rígida, pierde su radio de acción y provoca dolor al moverse. La artrosis afecta con frecuencia a la columna vertebral. El dolor de espalda es el síntoma más frecuente. Las articulaciones lesionadas de la columna suelen causar únicamente dolores leves y rigidez.

Sin embargo, si el crecimiento óseo comprime los nervios, la artrosis de cuello o de la zona lumbar puede causar entumecimiento, sensaciones extrañas, dolor y debilidad en un brazo o en una pierna. En raras ocasiones, la compresión de los vasos sanguíneos que llegan a la parte posterior del cerebro ocasiona problemas de visión, sensación de mareo (vértigo), náuseas y vómitos. A veces el crecimiento del hueso comprime el esófago, dificultando la deglución.

Prevención y tratamiento

Tanto los ejercicios de estiramiento como los de fortalecimiento y de postura resultan adecuados para mantener los cartílagos en buen estado, aumentar la movilidad de una articulación y reforzar los músculos circundantes de manera que puedan amortiguar mejor los impactos.
El ejercicio se debe compensar con el reposo de las articulaciones dolorosas; sin embargo, la inmovilización de una articulación tiende más a agravar la artrosis que a mejorarla. Los síntomas empeoran con el uso de sillas, reclinadores, colchones y asientos de automóvil demasiado blandos.

Se recomienda usar sillas con respaldo recto, colchones duros o tableros de madera bajo el colchón. Los ejercicios específicos para la artrosis de la columna vertebral pueden resultar útiles; sin embargo, se necesitan soportes ortopédicos para la espalda en caso de problemas graves. Es importante mantener las actividades diarias habituales, desempeñar un papel activo e independiente dentro de la familia y seguir trabajando.

Asimismo resulta muy útil el tratamiento quiropráctico, puesto que ayuda a la movilización de las articulaciones vertebrales, con el factor potencial de liberar la presión de los nervios y ayudar al cuerpo a regenerarse, y/o a evitar la degeneración progresiva. Los síntomas se reducen considerablemente gracias a que los impulsos nerviosos llegan con más eficacia a las partes afectadas.
Si una articulación se inflama, se hincha y provoca dolor repentinamente, los corticosteroides se pueden inyectar directamente en ella, aunque esto sólo suele proporcionar alivio a corto plazo.

Caminar y correr ayuda a las rodillas
En un nuevo estudio publicado por la revista Medicine & Science in Sports & Exercise se afirma que las personas que practican footing tienen aproximadamente la mitad de riesgo que el resto de desarrollar artrosis o de necesitar una prótesis de cadera.

¿Cuál es la explicación? Podría ser la siguiente:

El cartílago no está irrigado por vasos sanguíneos, pero está compuesto por células vivas a las que hay que alimentar. El alimento se encuentra en el líquido sinovial en el que se bañan las articulaciones. Cada presión ejercida sobre el cartílago permite al líquido sinovial circular por el mismo y alimentar así las células con los nutrientes.

Si uno no se mueve, o se mueve muy poco, el cartílago «se muere de hambre».
La incidencia de la obesidad en la destrucción de los cartílagos
Las investigaciones más recientes demuestran que la artrosis no es el resultado del desgaste de las articulaciones, según la vicepresidenta de la fundación Arthrose de Estados Unidos, Patience White, que es también profesora de Medicina en la Universidad George Washington.

La salud bucal puede afectar la salud general

boca saludable

La Salud Bucal debería ser reconocida como una de las prioridades de salud del país, tanto por la prevalencia y severidad de las enfermedades bucales como por la mayor percepción de la población frente a estas patologías que afectan su salud general y su calidad de vida.

Lo que entra por la boca puede afectar al resto del cuerpo y lo que entra en el resto del cuerpo puede tener efecto en la boca. En otras palabras, la salud bucal es importante y está relacionada con la salud y el bienestar general.

Relaciones entre la salud bucal y la salud general

La boca está llena de varias bacterias, incluyendo aquellas relacionadas con las caries dentales, las enfermedades
periodontales (de las encías) y enfermedades sistémicas que afectan la salud general. Estas bacterias por lo general se mantienen bajo control con una buena higiene bucal como el cepillado y el uso hilo dental diarios. Cuando las bacterias perjudiciales crecen fuera de control, pueden ocasionar infecciones en las encías y proporcionar un puerto de entrada al torrente sanguíneo.

La boca es la ventana de la salud del cuerpo

La boca refleja indicios y síntomas de salud y de enfermedad. Puede demostrar indicios de enfermedades, infecciones generales y carencias alimenticias. El ex-Director General de Salud Pública, en un informe del año 2000 sobre la salud bucal de EE.UU., notó que “[una] evaluación física de la boca y de la cara pueden revelar indicios de enfermedad, consumo de drogas, violencia doméstica física, hábitos perjudiciales o adicciones como por ejemplo al cigarrillo, y la condición general de la salud.”

La salud bucal puede afectar otras enfermedades y afecciones

• Diferentes estudios de investigación indicaron una relación entre enfermedades de encías graves y ciertas enfermedades que afectan el organismo, incluyendo diabetes y enfermedades del corazón.

• La boca puede hacer de depósito directo para la contaminación bacterial de los pulmones con posterior desarrollo de neumonía bacterial.

• Las mujeres embarazadas con enfermedades en las encías se encuentran en un riesgo mayor de partos prematuros y de dar a luz a bebés de poco peso.

• La infección en la boca puede interrumpir los niveles de azúcar en la sangre y hacer que la diabetes sea más difícil
de controlar.

Las enfermedades y afecciones pueden afectar la salud bucal

• Las personas con sistemas inmunológicos débiles tienen más probabilidades de tener infección micóticas y virales en la
boca.

• Algunos trastornos de la sangre, gastrointestinales como GERD (Enfermedad de reflujo gastroesofágico), enfermedades respiratorias y afecciones pueden afectar la salud bucal.

• Las afecciones cardiovasculares, la diabetes y el embarazo pueden afectar el cuidado bucal y la salud bucal.

• Los medicamentos que se toman por otras afecciones pueden ocasionar boca seca, lo cual puede aumentar el riesgo de caries dentales, infecciones bucales de candidiasis y otras infecciones bucales.

• La carencia de vitaminas pueden tener graves efectos en la boca y en los dientes.

• El consumo de tabaco y los malos hábitos alimenticios pueden afectar la boca y la cara.

La buena salud puede comenzar con la boca

Si bien las enfermedades bucales son importantes en sí mismas, a menudo los padres, profesionales de salud y proveedores de servicios de cuidado de niños pasan de alto la relación con la salud general. La promoción de la salud bucal y lo que uno puede hacer con respecto a problemas de salud bucal es un paso importante en el mantenimiento de la salud general.

¿Qué puede hacer?

El mantenimiento de la buena salud bucal mediante las visitas dentales regulares y el tratamiento adecuado de los problemas en las encías es fundamental para todas las personas. Puede tener un rol importante en la prevención de enfermedades de las encías y mejorar la salud de su boca y evitar males mayores haciendo lo siguiente:

• Cepíllese durante dos o tres minutos, dos veces al día, con pasta dental que contenga flúor. Asegúrese de cepillar la línea de las encías.

• Use hilo dental para eliminar la placa de los lugares a los que no puede llegar con su cepillo de dientes.

• Una dieta saludable brinda los nutrientes esenciales (especialmente, vitaminas A y C).

• Evite el cigarrillo y el tabaco sin humo.

• Siga cuidadosamente las instrucciones del médico y del dentista acerca del cuidado de la salud, incluso el uso de medicamentos recetados, como antibióticos, según se indique.

• Trate las infecciones dentales de inmediato.

• Infórmele a su dentista toda su historia clínica, incluso los medicamentos que está tomando actualmente.

• Limite el consumo de alcohol.

• Llame a su dentista y haga una cita para que le realicen una limpieza dental profesional.

Qué es la ansiedad y cómo tratarla

CRISIS DE ANSIEDAD
depresión1

Una crisis de ansiedad es una reacción de miedo o malestar intenso que se presenta de forma repentina y alcanza su máxima intensidad en cuestión de dos o tres minutos, diez como máximo. Para denominarla así, esa reacción de miedo intenso debe ir acompañada de cuatro o más de los siguientes síntomas:

1. Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca
2. Sudoración
3. Temblores o sacudidas
4. Sensación de ahogo o falta de aliento
5. Sensación de atragantarse
6. Opresión o malestar en el pecho
7. Náuseas o molestias abdominales
8. Inestabilidad, mareo o desmayo
9. Sensación de irrealidad o de estar separado de uno mismo (despersonalización)
10. Miedo a perder el control o volverse loco
11. Miedo a morir
12. Sensación de entumecimiento u hormigueo
13. Escalofríos o sofoco
Cuando no se alcanzan los cuatro síntomas requeridos de la tabla anterior, pero hay malestar suficiente, hablamos de crisis de síntomas limitados o minicrisis.

Estas crisis de ansiedad pueden presentarse en situaciones muy distintas:
• en ascensores
• en espacios abiertos
• en supermercados
• cuando hablamos con extraños
• cuando hablamos con personas atractivas o con autoridad
• cuando vemos una jeringuilla o una herida con sangre
• etc.

Las situaciones mencionadas suelen desencadenar crisis de ansiedad en algunas personas. Según el tipo de situación que genera el miedo irracional y desproporcionado, se diagnostica la presencia de una agorafobia, una fobia social u otras fobias específicas. Las personas que padecen esas fobias saben que si se enfrentan a una situación del tipo temido será altamente probable que sufran una crisis de ansiedad.
En otras ocasiones las personas pueden sufrir crisis de ansiedad de forma espontánea, como si no hubiera ningún desencadenante. Esto ocurre en aquellas personas que padecen trastorno de pánico. De repente, sin saber por qué, comienza la crisis de ansiedad y alcanza el máximo de miedo en cuestión de segundos, generalmente dos o cuatro minutos.

Cómo actuar ante una crisis de ansiedad

1) Practica la respiración profunda.
Respirar profundamente puede ayudarte a reducir el estrés y proveerá el oxígeno necesario a tu cerebro para ayudarte a no perder la concentración. Intenta tomar un máximo de 8 respiraciones por minuto. Toma 4 segundos para inhalar, luego retén la respiración entre 2 a 3 segundos, y después toma otros 4 segundos para exhalar.
• Si respiras demasiado rápido y no puedes respirar profundamente, respira dentro de una bolsa de papel para reducir tu ritmo de respiración. Sostenla sobre tu boca mientras respiras, y disminuye progresivamente tu respiración hasta que puedas comenzar con los ejercicios de respiración profunda.
• Continúa respirando profundamente durante varios minutos hasta que notes una diferencia en tu relajación muscular y en la claridad de tus ideas.

2) Utiliza distracciones cognitivas.
Si estás en medio de un ataque de ansiedad, distrae tu mente del miedo con diferentes distracciones mentales. Por ejemplo, cuenta hacia atrás desde 100 de 3 en 3, nombra los presidentes de tu país en el orden que fueron elegidos, o canta la letra de tu canción o poema favorito. Oblígate en cumplir una (o varias) de estas tareas hasta que te hayas calmado un poco.

3) Practica la relajación muscular progresiva.

Este proceso consiste en viajar lentamente a través de tu cuerpo relajando y tensionando cada grupo muscular. Esto cumple con dos funciones, una te obliga a concentrarte en algo diferente al miedo y la segunda relaja tus músculos. Empieza con los músculos de tu rostro y después continúa con el ejercicio hacia abajo hasta que hayas relajado todos los músculos de tu cuerpo.
• Tensa el grupo muscular durante diez segundos, luego libera la presión. Puedes hacer esto varias veces en un mismo grupo muscular, pero con solo una vez debería ser suficiente.
• Los principales grupos musculares que puedes tensionar y relajar incluyen tu mandíbula, tu boca (ceño fruncido o relajado), los brazos, las manos, el estómago, los glúteos, los muslos, las pantorrillas y los pies.

4) Intenta «detener y sustituir».
Este es un proceso mediante el cual detienes los pensamientos que te producen ansiedad y los sustituyes con pensamientos de cosas que te traen paz o felicidad. Por ejemplo, si sientes ansiedad por un viaje próximo que vas a realizar en avión y no puedes dejar de pensar en lo que podría suceder si el avión se estrella, detén ese pensamiento inmediatamente y reemplázalo con uno acerca de tus vacaciones con tus mejores amigos.

5) Utiliza la imaginación guiada.
Piensa en un lugar que te haga sentir relajado y en paz; podría ser tu hogar, tu lugar favorito para ir de vacaciones, o simplemente estar en brazos de alguien que amas. Al pensar en este lugar continúa añadiendo detalles a la escena, para que así concentres toda tu capacidad en imaginarlo. Siéntete libre de hacerlo con tus ojos abiertos o cerrados, aunque cerrar tus ojos puede hacer que el ejercicio sea mucho más fácil. Cuando sientas que puedes pensar claramente sobre tu ansiedad, puedes detener la imaginación guiada.

6) Reconoce tu ansiedad.
Aunque quieres reducir la ansiedad que sientes, no quieres hacer caso omiso de ella. Reconoce que estás asustado, y analiza el miedo. ¿Es un peligro real y presente? Lo más probable es que utilices las oraciones del tipo «que pasaría si», y sientas pánico por algo que aún no ha pasado o que puede que no suceda. Reconoce que sientes miedo, pero que no estás en peligro. Sacar el peligro de la situación te ayudará a relajarte un poco.

7) Escribe tus sentimientos.
Si eres propenso a los ataques de pánico, mantén un diario donde escribas notas detalladas explicando tus sentimientos. Escribe lo que sientes, a qué temes y por qué crees que sientes ansiedad. Escribirlo te ayudará a enfocar tus pensamientos, y leer lo que escribiste o recordar los hechos, te puede ayudar a controlar mejor tu ansiedad.

8) Haz algo.
Sentarse y renegar de tu ansiedad solo empeorará tu estado de ánimo y hará que superar el pánico sea más difícil. Distrae tu cuerpo y tu mente con alguna labor; limpia, dibuja, llama a un amigo o haz cualquier cosa que te mantenga ocupado. Preferiblemente, haz algo que disfrutes, como un pasatiempo.

9) Utiliza la musicoterapia.
Crea una lista de canciones que te ayuden a relajar o te hagan feliz. Luego cuando tengas un ataque de pánico, puedes escuchar música para ayudar a calmarte. Si te es posible, utiliza auriculares que anulen los ruidos externos para concentrarte en la música. A medida que escuchas la canción, concéntrate en las diferentes melodías, el sonido, y las letras que están cantando. Esto ayudará a que tu mente se concentre en algo lejos del miedo.

10) Haz un poco de ejercicio.
Realizar ejercicio libera endorfinas, las cuales son responsables de aumentar tus sentimientos de paz y felicidad. Para empezar ve a caminar o prueba un poco de yoga; el ejercicio suave te ayudará a relajarte de forma más efectiva que un deporte agresivo o el ejercicio aeróbico pesado.

11) Consigue la ayuda de un amigo.
Si sufres de ansiedad y parece que no puedes superarla, llama a un amigo o familiar para que te ayude. Pueden distraerte del pánico y analizar tus miedos para que puedas superar tus sentimientos de estrés. Si eres propenso a los ataques de ansiedad, enséñale a un amigo las diferentes formas de tratarlos, de modo que estén bien informados por si necesitas su ayuda.

12) Consulta un terapeuta.
En muchos casos la ansiedad viene provocada por una exposición constante a diferentes estreses, muchos de ellos no reconocibles porque forman parte de nuestra cotidianeidad y/o creemos imposibles de modificar, por ej. Situaciones familiares y/o laborales, ruido constante, falta de dinero, falta de amor, etc. El estrés que en principio es un mecanismo de defensa, al no ser gestionado y/o canalizado, enferma al sistema nervioso.
La quiropráctica puede ser una buena alternativa para ayudarnos a liberarnos del efecto negativo del estrés. Puesto que el tratamiento supone la liberación de las terminaciones nerviosas y la posibilidad de percibir la situación con mayor claridad. “Lo rígido se quiebra, lo flexible sobrevive”. Observa tu actitud y tu columna, cómo la sientes? Si la respuesta es rígida, la quiropráctica puede ser un aliado más para la búsqueda de tu bienestar general.

Somos lo que comemos

dieta-sana-500x200Después de muchos años de decirle a la gente que la quimioterapia es la única manera de tratar (tratar literalmente) y eliminar el cáncer, el hospital John Hopkins está finalmente empezando a decir a la gente que hay alternativas.

 

  1. Toda persona tiene células cancerígenas en el cuerpo. Estas células no se ven en los chequeos regulares hasta que se han multiplicado a unos cuantos billones. Cuando los doctores le dicen a los pacientes de cáncer que no hay más células cancerígenas después del tratamiento, sólo significa que los chequeos no las detectan porque ellas no han llegado a un tamaño detectable.
  1. Las células de cáncer ocurren 6 de 10 veces en la vida de las personas.
  1. Cuando el sistema inmunológico de una persona es fuerte, las células cancerígenas serán destruidas y se prevendrá la multiplicación y formación de tumores.
  1. Cuando una persona tiene cáncer, esto indica que esa persona tiene muchas deficiencias de nutrición. Esto puede ocurrir por diferentes motivos como genéticas, de medio ambiente, alimenticios y por modo de vida.
  1. Para resolver estas muchas deficiencias de nutrición, el cambiar de dieta e incluir suplementos es imprescindible para reforzar el sistema inmunológico.
  1. La quimioterapia en realidad envenena las células de cáncer pero también destruye las células sanas de la médula espinal como así también del intestino y eso puede producir daño en órganos como el hígado, riñones, corazón y pulmones.
  1. La radiación cuando destruye las células cancerígenas también quema y daña a las células sanas, órganos y tejidos.
  1. El tratamiento inicial de quimioterapia y radiación, muchas veces reduce el tamaño de los tumores. Pero un tratamiento prolongado no tiene como resultado la destrucción total del los tumores.
  1. Cuando el cuerpo tiene muchas toxinas debido a la quimioterapia y la radiación el sistema inmunológico está comprometido o destruido, por eso las personas pueden sufrir varios tipos de infecciones y complicaciones.
  1. La quimioterapia y la radiación puede causar la mutación de las células cancerígenas, haciéndolas más resistentes y dificultando su destrucción total. La cirugía puede también provocar la invasión de las células a otros órganos.
  1. Una manera efectiva de combatir “el cáncer” es no darle de comer a las células cancerígenas con aquellos alimentos que necesita para multiplicarse.

LAS CELULAS CANCERÍGENAS SE ALIMENTAN DE:

a)      AZUCAR No consumiendo azúcar se corta uno de los más importantes elementos de las células cancerígenas. Existen sustitutos del azúcar como sacarina pero esos están hechos con Aspartame y es muy nocivo. Un mejor sustituto del azúcar es miel de manuka o melaza pero en pequeñas cantidades. La SAL tiene un químico que se le agrega para que se vea blanca. Una mejor alternativa para la sal es la sal de mar o sales vegetales.

b)      LECHE causa al cuerpo la producción de mucus, especialmente en el conducto intestinal. Las células cancerígenas se alimentan de mucus. Eliminando la leche y sustituyendo por leche de soya, las células de cáncer no tienen que comer, por consiguiente, se mueren.

c)      Las células de cáncer maduran en un medio ambiente ácido. Una dieta basada en CARNE ROJA es ácida, es mejor comer pescado, y un poco de pollo, en lugar de carne vacuna o cerdo. La carne además tiene antibióticos, hormonas y parásito, que son muy nocivos, especialmente para las personas con cáncer. La proteína de la carne es muy difícil de digerir y requiere muchas enzimas. La carne que no se digiere queda en los intestinos se putrifica y lleva a la creación de más toxinas.

COMO CONTRIBUIR A LA SOLUCION DEL PROBLEMA.

a)      Una dieta basada en vegetales frescos, jugos, granos, semillas, nueces, almendras y solo un poco de fruta ponen al cuerpo en un ambiente alcalino. Solo un 20% se debe consumir en comidas cocidas, incluidos los porotos. El Jugo de vegetales frescos proporcionan al cuerpo coenzimas que son fáciles de absorber y llegan a las células después de 15 minutos de haber sido consumidos para nutrir y ayudar a formar células sanas. Para obtener enzimas vivas que ayudan a construir células sanas se debe tratar de tomar jugos vegetales y comer muchos vegetales frescos 2 o 3 veces al día.

b)      Evitar tomar CAFÉ, TE Y CHOCOLATE, pues tienen mucha cafeína. El TE VERDE es una mejor alternativa y tiene propiedades que combaten el cáncer. El AGUA es mejor tomarla purificada o filtrada para evitar las toxinas y metales pesados del agua del agua corriente.

c)      Las paredes de las células de cáncer están cubiertas por una capa de proteína muy dura. Evitando comer carne, estas paredes liberan enzimas que debilitan las paredes de las células cancerígenas y permite al sistema inmunológico combatirlas.

d)      Algunos suplementos ayudan a reconstruir el sistema inmunológico (Floressence, Essiac, anti-oxidantes, vitaminas, minerales, EFAs (aceite de pescado) para ayudar a las células a luchar y destruir las células cancerígenas. Otros suplementos como la vitamina E son muy conocidas porque causan apoptosis, el método normal del cuerpo de eliminar las células innecesarias o defectuosas.

e)      El cáncer es también una enfermedad de la mente, el cuerpo y el espíritu. Una ACTITUD más activa y positiva ayudará a combatir la enfermedad.

La rabia y la incomprensión, el no perdonar pone al cuerpo en una situación de estrés y en un medio ambiente ácido. Aprender a tener un espíritu amable y amoroso con una actitud positiva es muy beneficioso para la salud. Aprender a relajarse y disfrutar de la vida.

f)        Las células del cáncer no pueden vivir en un ambiente oxigenado. Ejercicio diario, y respiración profunda ayuda a recibir más oxigeno hasta niveles celulares. La terapia de oxígeno es otro elemento que ayuda a destruir las células del cáncer.

  1. No contenedores de plástico en el microondas.
  2. No botellas de agua en el freezer
  3. No papel de plástico en el microondas.

g)      Químicos como las dioxinas causan cáncer, especialmente de seno. La Dioxina es muy destructiva especialmente para las células del cuerpo.

Las dioxinas son un grupo de compuestos químicos que devienen contaminantes ambientales persistentes. Las dioxinas se encuentran en el medio ambiente por todo el mundo y debido a su persistencia se van acumulando a lo largo de la cadena alimentaria, principalmente en el tejido adiposo de los animales por su solubilidad en las grasas. Los productos de origen animal son los mayores contribuyentes a la ingesta de dioxinas por los humanos.

El doctor Edward Fujimoto, Wellnes Program Manager at Castle hospital, estuvo en un programa de televisión y explico el peligro de la dioxina.

Él dijo que no tenemos que poner contenedores de plástico en el microondas. Especialmente las comidas que tienen grasas, dijo que la combinación de grasa y calor fuerte con el plástico elimina la dioxina dentro de la comida y por consiguiente luego a nuestro cuerpo. En su lugar se puede usar vidrio, como pírex o cerámica para calentar la comida.

Colesterol bueno y malo


colesterol

El colesterol es una sustancia que se encuentra de forma natural en el cuerpo y resulta esencial para varias de las funciones de nuestro organismo. El cuerpo lo utiliza para sintetizar sustancias químicas vitales, como la vitamina D y ciertas hormonas.

La mayor parte del colesterol se crea en el hígado, y una pequeña cantidad procede de la alimentación.

El colesterol sólo se convierte en un problema cuando el nivel en sangre es excesivo; si tienes más colesterol del que tu cuerpo necesita, se pueden acumular depósitos de grasa en las arterias, y eso puede llegar a afectar tu salud cardiovascular.

Coloquialmente, se afirma que existen dos tipos de colesterol: el bueno y el malo, aunque esta sustancia en sí no sea dañina para el organismo humano, sino totalmente necesaria. A continuación enunciamos su diferencia para que lo comprendas.

·  Colesterol bueno

El colesterol de lipoproteínas de densidad alta (HDL) es el considerado como colesterol bueno, porque recoge el colesterol no utilizado y lo devuelve al hígado donde es eliminado. Se produce de forma natural en nuestro organismo y ayuda a reducir el nivel de colesterol en la sangre.

Lo ideal es tener un nivel de HDL superior a 60 mg/dL, aunque cuanto más colesterol de este tipo se encuentre en la sangre, mejor. El colesterol bueno aumenta con una dieta rica en fibra y baja en grasa, así como practicando ejercicio físico de forma habitual.

  •   Colesterol malo

El llamado colesterol malo es el de baja densidad (LDL) y es aquel que se acumula en las paredes de las arterias, dificultando así que la sangre circule correctamente hacia el corazón. De esta forma, los niveles altos de este tipo de colesterol aumentan en riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y, por lo tanto, es necesario llevar un control.

Se recomienda mantener el colesterol de baja densidad por debajo de los 100 mg/dL y un nivel superior a 160 mg/dL se considera demasiado alto. El tabaquismo, el consumo de alcohol, la ingesta de alimentos con grasas de origen animal, el sedentarismo… son algunas de las causas del aumento del LDL y, por lo tanto, falta de HDL.

Es por ello que resulta imprescindible mantener sus niveles regulados y cuidarnos mediante unos hábitos de vida saludables. Además, siempre es útil conocer qué productos o alimentos naturales pueden ayudarnos. A continuación te presentamos algunos remedios caseros para bajar el colesterol.

·  Agua de avena

Un buen remedio casero para bajar el colesterol es consumir agua de avena. La fibra que contiene este cereal es fácilmente procesable por el organismo y consigue hacer más lento el proceso de absorción de grasas y azúcares de los alimentos ingeridos. Es por ello que permite regular los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

  •   Aceite de oliva

Además de ser excelente para la buena salud del corazón, el aceite de oliva ejerce un efecto muy beneficioso en la lucha contra el colesterol. Esto es así porque aparte de bajar el colesterol malo, contribuye al aumento del colesterol bueno. Tomar dos cucharadas de aceite de oliva es lo ideal y un buen remedio casero para disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

  •   Zumos naturales

Hay determinadas frutas que son muy saludables y que contienen activos antioxidantes y propiedades que ayudan a reducir el colesterol en la sangre. Por ello, tomar jugos naturales elaborados con estas frutas es uno de los mejores remedios caseros a los que puedes recurrir. Entre todos, destacamos el zumo de manzana, granada, piña y uva y el zumo de limón y jengibre.

·  Alcachofa

Entre los alimentos más indicados para bajar el colesterol encontramos la alcachofa, una hortaliza con un bajo contenido calórico y con elevados niveles de fibra. Sus ácidos favorecen la reducción del colesterol malo y la disminución de la presión arterial, por lo que no dudes en incluir esta verdura en tu dieta diaria. Un remedio casero a base de alcachofa es preparar una infusión con dos hojas de esta, deja que hiervan en agua durante 15 minutos, cuela el líquido resultante y tómalo.

  •   Diente de león

Otro estupendo remedio casero para bajar el colesterol es aprovechar los beneficios de algunas plantas medicinales como el diente de león. Ayuda a eliminar toxinas del cuerpo, a regular los niveles altos de colesterol y de ácido úrico. Es importante saber de qué forma se puede consumir esta planta (infusión, zumos, cápsulas, etc.) y si es indicada para tu estado de salud.

  •     Té blanco

Debido a las catequinas que contiene, un antioxidante de la familia de los flavonoides, el té blanco resulta una opción ideal para regular el colesterol, ayudando a reducir el malo y a subir el bueno. Además, es beneficioso en el tratamiento de la presión arterial alta y baja, ya que permite regular la función arterial y la circulación sanguínea.

  •   Levadura de arroz rojo

La levadura de arroz rojo se usaba ya en china desde el año 800 D.C. Este extracto contiene varios componentes naturales denominados monacolinas, que tienen la capacidad de inhibir la actividad de la enzima hepática productora de colesterol: La monacolina K.

Los suplementos de arroz de levadura roja se utilizan para mantener los niveles deseados de colesterol en las personas que están en buen estado de salud y para reducir el colesterol en el caso de las que lo tienen alto. También se usa para la indigestión, diarrea, para mejorar la circulación sanguínea y para mantener la salud del bazo y el estómago.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar