12 Cosas Que La Gente Altamente Productiva Hace De Forma Diferente

Ser una persona altamente productiva no es un talento innato, sino simplemente una cuestión de organización personal para hacer las cosas de manera más eficiente.

productividad

Entonces, ¿Qué comportamientos definen a las personas altamente productivas?, ¿Qué hábitos y estrategias los hacen consistentemente más productivos que otros?, ¿Y qué se puede hacer para aumentar nuestra productividad? Aquí están algunas ideas para ayudarte a empezar…

1. Crea una lista de “No Hacer”

Una lista de “No Hacer” es una lista de cosas que no debes hacer para cumplir efectivamente con tus propósitos. Puede parecer gracioso, pero es una herramienta increíblemente útil para hacer un seguimiento de hábitos improductivos, como el mantener pendiente de Facebook y Twitter, revisar constantemente sitios web de noticias, etc. Crear esta lista y colócala justo al frente de tu escritorio o computador de trabajo para que puedas verla todo el tiempo, y también añade cosas por “no hacer” que encuentres nuevas.

2. Organiza tu espacio y tus documentos

Las personas altamente productivas cuentan con sistemas que les ayuden a encontrar lo que necesitan cuando lo necesitan. Si eres desorganizado, el tiempo extra dedicado a buscar un número de teléfono, una dirección de correo electrónico o un archivo específico, hará caer tu enfoque al piso. Una vez que ese enfoque se ha ido, se necesita un tiempo para recuperarlo (y ahí es donde se pierde el tiempo realmente). Mantener tanto tu vida y tus espacios de trabajo organizados, es crucial para un buen desempeño.

3. Elimina despiadadamente las distracciones mientras trabajas

La eliminación de todas las distracciones durante un tiempo determinado mientras se trabaja, es una de las maneras más eficaces de hacer las cosas. Por lo tanto, ponle seguro a la puerta, pon un cartel, apaga el teléfono, cierra la aplicación de correo, desconecta la conexión a Internet, etc. Obviamente no puedes permanecer en la clandestinidad para siempre, pero puedes ser el doble de productivo mientras te encuentras en ella. Hacer todo lo posible para crear un ambiente tranquilo, libre de distracción, donde puedas concentrarte en tu trabajo, es una herramienta muy importante para cumplir con tus objetivos a cabalidad.

4. Establece y lleva a cabo objetivos

Estos objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y oportunos.

5. Divide tus metas en tareas pequeñas

Toma tu objetivo principal y divídelo en pequeñas tareas hasta tener toda una lista de cosas por hacer específicas y alcanzables para lograr en unas pocas horas o menos. Si de pronto en algún momento llegaste a una tarea que no estás motivado en hacer, mira si puedes adelantar una que esté más adelante y que contribuya a tu lista completa, así tienes un tipo de “Procrastinación productiva” donde no haces lo que tienes que hacer específicamente, pero adelantas cosas que necesitarás más adelante.

6. Trabaja cuando tu mente esté fresca, y haz Primero lo Primero

Las personas altamente productivas reconocen que no todas las horas se sienten iguales, y que estratégicamente deben tener en cuenta sus momentos de más alta energía para planificar su día. Para la mayoría de nosotros, nuestras mentes funciona al máximo rendimiento en las horas de la mañana cuando estamos bien descansados​​… Así que, obviamente, sería absurdo utilizar este tiempo para una tarea trivial como la lectura de mensajes en el correo electrónico. Estas horas de máximo rendimiento deben ser 100% dedicadas a trabajar en las tareas que te acerquen a tus metas.

7. Centrarse en hacer muchas cosas no es suficiente

No te limites a hacer las cosas, también presta atención en hacerlas bien hechas. Los resultados son siempre más importante que el tiempo que se necesita para alcanzarlos. Detente y pregúntate si estás brindando tu trabajo más excelente y tu mayor esfuerzo en el cumplimiento de cada tarea de tu lista.

8. Compromete toda tu atención a una sola cosa a la vez

Deja de realizar múltiples tareas y empieza a dedicar tu atención a una tarea a la vez para poder hacerla de forma más eficiente. La tensión de tener el enfoque dividido en varias tareas te impide entregar lo mejor de sí para lograr cada una de ellas y aumenta la probabilidad de que al final no hagas nada. Cambiar rápidamente de una tarea a otra hace que la mente sea menos eficaz. Los estudios han demostrado que el cambio de tareas más de 10 veces, durante una serie de sesiones de 8 horas de trabajo, hace disminuir el Coeficiente Intelectual de una persona en un promedio de 10 a 15 puntos.

9. Trabaja en intervalos de 90 minutos

En una entrevista de The Globe and Mail, con Tony Schwartz, autor Bestseller  del New York Times, dice: “La forma en que estamos trabajando no funciona. Hay un ritmo en nuestros cuerpos que opera en intervalos de 90 minutos. Ese ritmo es el ritmo ultradiano, que se mueve entre la alta excitación y la fatiga. Si estás trabajando en un periodo de más de 90 minutos, hay todo tipo de indicadores en tu fisiología de la fatiga; lo cual significa que tu cuerpo está diciendo: ¡Dame un respiro!, ¡Necesito reposar!”.

10. Responde tus correos electrónicos, llamadas, mensajes de voz y de texto en un horario fijo

Esto se relaciona directamente con la idea de tener una sola tarea a la vez y de evitar la distracción. Establece espacios de tiempo específicos de 2-3 veces al día para hacer frente a la comunicación entrante (por ejemplo, una vez a las 8 am, otra vez a las 11 am, y finalmente otra vez a las 3 pm), y establece una duración máxima razonable para cada intervalo de tiempo. A menos que se presente una emergencia, debes ser tan estricto como un militar para apegarte a esta práctica de productividad.

11. Invierte un poco de tiempo para ahorrar un montón de tiempo

¿Cómo se puede pasar un poco de tiempo en este momento con el fin de ahorrar un montón de tiempo en el futuro? Piensa en las tareas que se realizan una y otra vez durante una semana de trabajo. ¿Hay una manera más eficiente?, ¿Hay un acceso directo que se puede aprender?, ¿Existe una forma de automatizar o delegar? Tal vez puedes completar una determinada tarea en 20 minutos, y tardaría dos horas para poner en marcha un método más eficiente. Si esa tarea de 20 minutos debe ser completada cada día, y una solución de dos horas te reduciría al menos 5 minutos cada vez, es una solución que  bien valdría la pena aplicar. Una manera simple de hacer esto es utilizar la tecnología para automatizar tareas (filtros de correo electrónico, los pagos automáticos de facturas, etc.) Además, la capacitación a alguien para que te ayude y a quien le puedas delegar parte de tu trabajo, sería una buena opción. Conclusión: Cuanto más automatices y/o delegues, más puedes hacer con el mismo nivel de esfuerzo.

12. Reduce el número de empresas y/o clientes con los que estás involucrado

En otras palabras, decir “no” cuando se debe. El compromiso de ser productivo no siempre es el desafío más grande. Incluso cuando tienes el conocimiento y la capacidad para acceder a estados de alta productividad, habrá un punto en el que ser igual de productivo y al mismo tiempo en demasiados compromisos a la vez, hace que todas tus actividades se ralenticen, se detengan, e incluso a veces se queden inconclusas.

Con la aplicación de estos 12 puntos importantes, podrás mejorar ampliamente tu productividad y lograrás alcanzar tus objetivos más fácil y rápidamente.

Autor: Juan Sebastián Celis Maya – Experto en Productividad y gestión de tiempo

Salud-Columna vertebral-Sistema Nervioso

A diario nos visitan personas diciendo que quieren recuperar su salud, sin embargo la mayoría de ellos no sabe qué es y que comprende recuperarla. Si no definimos lo que estamos buscando, pocas probabilidades tendremos de encontrarlo…
La salud, correctamente entendida, es el completo equilibrio físico, mental y social de una persona y no solamente la ausencia de dolor o malestar. Pero, quién es el responsable de asegurar este equilibrio? En la siguiente definición encontrarás la respuesta:alteraciones
El sistema nervioso es quien controla, regula y coordina todas las funciones de nuestro cuerpo, a nivel orgánico, celular, muscular, emocional, etc. Capta y procesa rápidamente todos los estímulos para una oportuna y eficaz adaptación e interacción con el medio ambiente cambiante.
El primer eslabón del sistema nervioso es el cerebro (donde se genera toda la información vital que será transmitida al cuerpo a través de la médula espinal y la red de nervios que se desprenden de ella para llegar a todos los demás sistemas del organismo.
La naturaleza a dotado al cerebro de un fuerte casco protector llamado cráneo, y a la médula de otro llamado columna vertebral.
La columna vertebral es de extrema importancia en nuestro cuerpo es por eso que es la parte más sorprendente y compleja de la anatomía Sus tres funciones principales son las de proteger la médula espinal, las raíces nerviosas y varios de los órganos internos del cuerpo, proporcionar soporte estructural y equilibrio a fin de mantener una postura vertical y la de permitir que haya flexibilidad de movimiento.

La columna vertebral se presenta como una masa ósea cilíndrica de ubicación anterior. Los cuerpos de vértebras adyacentes están unidos por discos intervertebrales. Su función es soportar el peso del cuerpo. Las superficies anterior y lateral son cóncavas de arriba abajo y tienen orificios vasculares, y superficie posterior forma la pared anterior del agujero vertebral.
El tamaño creciente de los cuerpos vertebrales de arriba hacia abajo se relaciona con la fuerza y peso que sostiene cada segmento.
La estructura ósea intrincada y compleja de la columna vertebral está formada por veinticuatro vértebras articuladas y nueve fusionadas en una sola. La columna se divide en 7 vértebras cervicales (cuello), 12 vértebras dorsales (tórax) y 5 vértebras lumbares (zona inferior de la espalda). El sacro (cintura pélvica posterior) y el coxis (parte final de la columna) están formados, a su vez, por cuatro y cinco vértebras fusionadas, respectivamente. Las primeras dos vértebras cervicales son únicas porque sus formas permiten amplios movimientos rotatorios de la cabeza.
Vista de atrás la columna debe estar recta y alineada, esto permite que se genere el orificio intervertebral lateral por donde saldrán los nervios transportando la información nerviosa.

Si las vértebras perdieran su correcta movilidad, y/o se quedaran bloqueadas, estaríamos frente al complejo de subluxación vertebral.

Una vértebra subluxada puede acarrear a corto o largo plazo muchos problemas en el organismo, pues el nervio quedaría bajo presión y la información nerviosa se distorsionaría o llegaría más lenta.

Hacer un chequeo quiropráctico periódico de la columna vertebral es importantísimo para poder detectar la subluxación a tiempo e impedir el proceso degenerativo consecuente de la falta de atención en esta problemática.

La función del profesional quiropráctico es detectar y corregir la subluxación vertebral mediante la técnica del ajuste, consistente en un impulso preciso, indoloro y efectivo sobre la articulación bloqueada. El objetivo del ajuste es liberar al nervio de la presión ejercida por la vértebra, se han observado incluso cambios positivos en la curvatura anormal de la columna, puesto que al devolverle la movilidad natural al cuerpo vertebral, los músculos y articulaciones ejercen mejor su trabajo de sostén y alineación.

Las desviaciones de la columna vertebral afectan con relativa frecuencia a la población infantil, pero en muchos casos pasan inadvertidas. En general, no suelen dar síntomas que alerten de su existencia, ya que la ausencia de dolor es usual. Los padres rara vez advierten el problema, salvo que la deformidad sea muy evidente, lo que ya es indicativo de una evolución avanzada. Estos dos hechos -deformación y ausencia de dolor-, hacen que la exploración física rutinaria de la espalda, en las revisiones periódicas del programa del niño sano, sea esencial para detectar el problema lo más precozmente posible.

Es normal que se presente un pequeño grado de curvatura cifótica y lordótica. Cuando las curvaturas son exageradas, se produce una cifosis y lordosis patológicas. La escoliosis siempre es una curvatura anormal. A continuación, se exponen las causas y síntomas más frecuentes de la cifosis, la lordosis y la escoliosis.

CIFOSIS

  • Osteogénesis imperfecta: trastorno que se caracteriza por la fractura de los huesos al aplicarles una fuerza mínima. La pérdida de contenido mineral del hueso debilita los cuerpos vertebrales hasta producir un colapso por acuñamiento, debido al esfuerzo fisiológico que supone las actividades cotidianas. El dolor que aparece en estas circunstancias es intenso y muy difícil de controlar.
  • Osteocondrosis juvenil (enfermedad de Scheuermann): los platillos vertebrales de las vértebras torácicas de los adolescentes se lesionan, con lo que se produce un acuñamiento anterior de los cuerpos vertebrales y aparecen los hombros redondos que los padres suelen atribuir a una mala postura por pereza. Para poder hablar de verdadera enfermedad de Scheuermann tienen que verse afectados al menos tres cuerpos vertebrales, con un acuñamiento de al menos 5º. Suele aparecer entre los 12 y 16 años, con un predominio en el

Infecciones: es la causa más habitual de la cifosis patológica en los países desarrollados, como destrucción tuberculosa de una o más vértebras torácicas adyacentes. La deformidad presenta una angulación pronunciada (giba) y produce compresión de la médula espinal y parálisis.

  • Lesión de la médula espinal: es una de las causas más frecuentes de cifosis; la lesión se debe en muchos casos al aplastamiento de uno o varios cuerpos vertebrales y se asocia con parálisis por lesión directa de la médula espinal a nivel del aplastamiento.
  • Enfermedades reumáticas: la enfermedad reumática de la columna vertebral, representada por la espondilitis anquilosante, puede producir cifosis con incapacidad de mirar hacia delante en los adultos jóvenes.
  • Cambios degenerativos: por envejecimiento de los discos de la columna cervical y lumbar. Se asocian con frecuencia con cifosis relativa (pérdida de lordosis) en estas regiones, produciendo la pérdida de altura característica de la ancianidad.

SÍNTOMAS DE LA CIFOSIS

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la cifosis. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

• Diferencia en la altura de los hombros.

• Cabeza inclinada hacia delante en relación con el resto del cuerpo.

• Diferencia en la altura o la posición de la escápula.

• Altura de la parte superior de la espalda más alta de lo normal, cuando el niño se inclina hacia delante.

• Tensión de los músculos isquiotibiales (cara posterior del muslo).

LORDOSIS

La lordosis es lo contrario a la cifosis. Se trata de una flexión de la columna hacia atrás, que puede corresponder a la postura normal en la columna cervical y lumbar para compensar la cifosis torácica, pero que también puede tratarse de una situación anormal cuando es muy pronunciada.

La exageración de la curvatura lordótica hace que las nalgas parezcan más prominentes. Un niño que presenta una lordosis marcada, cuando está acostado sobre su espalda en una superficie dura, muestra un espacio entre la parte baja de la espalda y la superficie en la que se encuentra recostado. Si la curva lordótica es flexible, es decir, que vuelve a su forma normal cuando el niño se inclina hacia adelante, es un signo de importancia médica mínima; pero si la curva es fija, se debe realizar una evaluación médica y una intervención.

CAUSAS

Los distintos tipos de lordosis pueden tener causas específicas:

  • Lordosis juvenil benigna: como su nombre indica, es una hiperlordosis idiopática y asintomática de la edad pediátrica
  • Acondroplasia (enanismo).
  • Espondilolistesis: deslizamiento de una vértebra sobre otra, normalmente ocurre a nivel lumbar y aumenta la lordosis fisiológica. En los niños ocurre por anomalías congénitas del hueso o secundarias a un traumatismo.
  • Discitis: infección/inflamación del disco vertebral. Causa dolor de espalda, hiperlordosis y en niños pequeños, cojera o negación a caminar. Su tratamiento incluye una pauta antibiótica y en determinadas ocasiones quirúrgica.

Puede haber otras causas para la lordosis, además de las mencionadas. Las causas pueden variar según la edad y el sexo de la persona y las características específicas del síntoma y enfermedades asociadas.

SÍNTOMAS

La característica clínica principal de este trastorno es la prominencia de las nalgas. Los síntomas variarán si la lordosis se presenta junto con otros defectos como por ejemplo, la distrofia muscular, la displasia del desarrollo de la cadera o si se presenta asociada a infección.

ESCOLIOSIS

La palabra «escoliosis» proviene de una palabra griega que significa «torcido» y es un trastorno que hace que la columna vertebral se curve hacia los lados. Usualmente, no produce dolor. Si junto a la escoliosis se presenta algún dolor en la espalda, quiere decir que también hay una enfermedad en la columna o en los nervios, y se debe descartar una causa inflamatoria o neoplásica. La escoliosis generalmente comienza cuando el niño está entre los 8 y los 10 años de edad, pero sólo es notoria cuando llega a la adolescencia. Es más común en las niñas adolescentes.

CLASIFICACIÓN

Se debe diferenciar lo que es una escoliosis verdadera o estructural de lo que es una actitud escoliótica o escoliosis funcional:

  • Actitud o postura escoliótica: incurvación lateral de la columna, provocada a veces por factores externos a la propia columna vertebral. Así, una dismetría de los miembros inferiores provoca una oblicuidad de la pelvis, con lo que la columna vertebral precisa adoptar unas incurvaciones para poder conservar una buena compensación del tronco. Una contractura muscular unilateral traumática o producida por el dolor de un osteoma osteoide o de una espondilólisis puede también incurvar la columna produciendo una postura escoliótica. Esta postura desaparecerá al tratar el problema subyacente. Son curvas flexibles que se corrigen con la lateralización o al acostarse. Las dismetrías de las extremidades inferiores a 1,5 cm no requieren corrección con alza.
  • Escoliosis verdadera o estructurada: hay diversas causas de escoliosis. No se sabe qué es lo que pone en marcha el desarrollo de una curva o por qué algunas curvas empeoran y otras no. La escoliosis puede aparecer en pacientes perfectamente sanos. De hecho así ocurre en la inmensa mayoría de los casos. El restante 15% lo constituye la escoliosis cuya causa sí es conocida. Puede ser causada por enfermedades de los nervios o de los músculos, como la parálisis cerebral, las distrofias musculares y la poliomielitis. Otras causas conocidas de escoliosis incluyen las malformaciones congénitas de las vértebras en el curso del embarazo y ya están presentes en el momento de nacer. También algunas anomalías del tejido conectivo como la del síndrome de Marfan, o alteraciones de los cromosomas como el síndrome de Down pueden ser causa de escoliosis. Una exploración de 30 segundos, en las edades comprendidas entre los 10 y los 15 años, puede marcar una diferencia para toda la vida. El diagnóstico precoz puede ser de gran ayuda para diseñar el tratamiento más adecuado.

Durante la adolescencia la escoliosis habitualmente no provoca dolor y puede ser difícil de descubrir. Una escoliosis menor puede existir varios años antes de que sea realmente aparente y una de las maneras más sencillas de descubrirla es usando el llamado «test de inclinación hacia delante». Pero aún más importante es que el especialista examine la columna de los niños de manera regular, hasta haber completado todo el crecimiento, ya que la escoliosis puede aparecer en cualquier momento del proceso de desarrollo y empeorar durante el último «estirón».

Es el tipo de desviación más frecuente ya que 3 de cada 100 individuos tiene alguna forma de escoliosis y es más habitual en el sexo femenino. Implica la conjunción de dos alteraciones: la desviación lateral de la columna hacia un lado u otro, adoptando las típicas formas de S o C y la rotación de las vértebras correspondientes a la zona afectada. Los cuerpos vertebrales se desplazan hacia la convexidad de la curva y las apófisis espinosas hacia la concavidad. En este giro se desplazan las costillas: se hacen más prominentes en el lado de la convexidad y más hundidas en el de la concavidad de la curva. Esta mayor prominencia del hemitórax posterior es la que se pone de manifiesto cuando el niño con escoliosis flexiona el tronco hacia delante (maniobra de Adams).

CAUSAS DE LA ESCOLIOSIS

Los distintos tipos de escoliosis se clasifican según la causa y cada tipo requiere un programa terapéutico diferente:

  • Idiopática: aproximadamente el 80-85% de los pacientes presenta este tipo, llamado así por ser «de causa no conocida» aunque existe una influencia genética de importancia variable ya que son frecuentes los antecedentes familiares. La columna parece completamente normal al nacer pero se deforma en los años de la adolescencia al producirse un crecimiento rápido. La escoliosis idiopática se subdivide en tres grandes grupos según el momento de su inicio: infantil (se inicia entre los 0 y 3 años de edad); juvenil (se inicia entre los 4 y 10 años de edad), y adolescente (se inicia a partir de los 10 años, durante el brote de crecimiento puberal).
  • Congénita: la columna vertebral se va deformando desde que se inicia el desarrollo fetal, ya sea por un fallo en la formación simétrica de las vértebras o en la separación completa de las vértebras en unidades independientes. Cuando se combinan ambos tipos de fallos, se produce la deformidad más grave. Este tipo de escoliosis tiene tendencia a progresar desde el nacimiento.
  • Neuromuscular («paralítica»): la columna vertebral puede ser normal al nacer, pero uno de los numerosos trastornos paralizantes afecta los músculos estabilizadores de la columna vertebral, por lo que aparece la escoliosis. Estos trastornos paralizantes son las lesiones de la médula espinal como la parálisis cerebral, la poliomielitis, la mielitis transversa y las distrofias musculares.
  • Otras causas: conforman un grupo heterogéneo de causas más raras, como la escoliosis secundaria a tumores vertebrales, los esguinces agudos, el prolapso discal, la espondilosis lumbar avanzada y muy infrecuente, la histeria.

SÍNTOMAS DE LA ESCOLIOSIS

Los síntomas de escoliosis variarán con cada persona aunque es llamativa la ausencia del dolor en la idiopática. Los más frecuentes incluyen:

• Hombros a distinta altura.

• Un omóplato más prominente que el otro.

• Cabeza no centrada directamente sobre la pelvis.

• Apariencia de una cadera más elevada y prominente.

• Tórax asimétrico.

• Cintura pélvica desigual.

• Cambios en el aspecto o la textura de la piel que recubre la columna vertebral.

• Apoyo de todo el cuerpo en un lado.

• Prominencia costal cuando se agacha.

• Curvatura anormal de la columna hacia un lado (lateral).

• Hombros y cadera no alineados.

• Curva compensatoria.

• En ocasiones, dolor de espalda (zona lumbar).

• En casos muy avanzados fatiga y dificultad respiratoria por compresión torácica.

CONCLUSIONES

Las desviaciones de la columna vertebral son hallazgos frecuentes en la población infantil. En la mayoría de casos, suelen corresponder a un síntoma banal.

La cifosis y la lordosis son curvaturas normales de la columna vertebral y sólo serán patológicas cuando la curvatura sea exagerada. La escoliosis, en cambio, no es una curvatura normal de la columna y siempre se deberá investigar si se trata de una actitud escoliótica, la mayoría de las veces, o bien si corresponde a una escoliosis verdadera por rotación de los cuerpos vertebrales. La exploración clínica sencilla pero detallada del paciente determina la intensidad del grado de curvatura y es necesaria realizar una telerradiografía de la columna o emplear métodos más precisos para determinarla.

Dolor lumbar

Se define como lumbalgia o lumbago al dolor procedente de la zona lumbar, causado por un lumbalgia-prevencion-y-consejossíndrome músculo-esquelético, es decir, trastornos relacionados con las vértebras lumbares y las estructuras de los tejidos blandos como músculos, ligamentos, nervios y discos intervertebrales.

En la mayoría de los casos el dolor es de origen mecánico- funcional, que se refiere a una disfunción articular de las vértebras lumbares y que pueden verse asociados a factores influyentes como contractura muscular, hernia discal, escoliosis, artrosis (desgaste), etc.

Sin embargo, en el caso de la artrosis, y contrariamente a lo que se decía tradicionalmente, no necesariamente causa el dolor lumbar (se puede tener artrosis sin que se manifieste el dolor). Diríamos que la artrosis es más una consecuencia del fallo bio-mecánico de la columna vertebral y no viceversa.

En algunos casos, aunque pocos, el origen puede ser otro como una fractura, tumoración, o referido al reflejo de algún órgano interno. Por eso es importante determinar la causa en concreto mediante un examen completo. De todas maneras más del 90% del dolor lumbar está causado por patologías funcionales de la columna como por ej.: hipomovilidad articular, compresión de un nervio, miofascitis, etc.

La zona lumbar es una zona muy vulnerable puesto que está constantemente sometida a esfuerzos, malas posturas, traumatismos, defectos hereditarios, etc. Entre los factores de riesgo están: falta de fuerza y resistencia de la musculatura lumbar, accidentes previos, trabajos físicos pesados, movimientos repetitivos incorrectos, sobrepeso, escoliosis, exposición frecuente a vibraciones, alcohol, drogas, problemas psico- sociales, tabaco, estrés, insatisfacción emocional, etc.

Todo esto y más puede dar lugar a dolorosos problemas lumbares, que diagnosticados incorrectamente podrían suponer un incorrecto tratamiento y/o una minimización del problema real. Es preciso identificar cuál es el tipo de problema funcional y/o estructural que origina los síntomas para aplicar el tratamiento específico.

Estadísticamente, 8 de cada 10 personas sufrirán de dolores lumbares en algún momento de sus vidas, y esta es la principal causa de baja laboral en el mundo occidental. También es uno de los problemas de salud más costosos para la industria y sociedad por la pérdida de días de trabajo y coste del tratamiento. De manera que el dolor lumbar se puede considerar un mal endémico, el cual ha sido estudiado por los países punteros en la ciencia de la salud para desarrollar guías de tratamiento multidisciplinario.

Así pues, países como EE.UU., Canadá, Nueva Zelanda, Gran Bretaña, Noruega, Finlandia, fueron de los primeros en incluir el tratamiento quiropráctico (por Doctores en Quiropráctica) dentro de los sistemas nacionales de salud tras comprobar su menor coste y mayor eficacia comparado con el tratamiento convencional. Se ha pasado del tratamiento del simple descanso con medicación y esperar a ver qué pasa, a un tratamiento dirigido a restaurar la funcionalidad de la columna lo antes posible y evitar así males mayores producto del degeneramiento del problema inicial.

Es importante reforzar la importancia de la prevención, las estadísticas médicas toman como referencia el deterioro físico propio de su falta. Inculcar desde la niñez el sentido de la prevención en todos los niveles, es alejarlos y alejarnos de ese grupo que padecerá en edades similares, problemas similares…

Conocer las funciones de cada parte de su cuerpo y la interrelación que existe entre órganos, células, músculos, etc., le dará las claves para reconocer lo que está haciendo mal y modificarlo a su favor.

LA MEJOR PREVENCIÓN ES CONOCERSE

Cómo sentarse delante del ordenador de forma correcta

Sentarse correctamente delante del ordenador es algo que no suelen tener mucho en cuenta aquellos que pasan largas horas trabajando delante de su equipo.teclado-ordenador

Un usuario medio de ordenador realiza entre 50.000 y 200.000 pulsaciones de teclado cada día. Bajo ciertas circunstancias el uso frecuente del ordenador implica hacer posturas forzadas y esfuerzos intensos, lo que implica tensiones relacionadas con los nervios, músculos,  tendones y daños en los ligamentos.

Las lesiones por sobrecarga se desarrollan con el tiempo, pero ocurre de forma más rápida si pasas muchas horas delante del ordenador, ya sea en el hogar como en el trabajo.

Por ello los expertos recomiendan que se tengan en cuenta técnicas adecuadas de postura, para reducir al mínimo el riesgo de desarrollar lesiones en manos, brazos, hombros, cuello y espalda.

Síntomas

Los síntomas de un problema de este tipo pueden ser: entumecimiento en los dedos, muñecas doloridas, dolor de espalda o vista cansada (enrojecimiento, sequedad, dolor, visión borrosa temporal y dolores de cabeza).

También pueden presentarse dolores generales y/o puntuales, como en cuello, hombros, brazo, espalda, muslos y pantorrillas (fatiga postural) o dolor persistente y malestar en los músculos, tendones y otros tejidos blandos (lesiones por esfuerzo repetitivo).

Prevención de lesiones

  • Mantén tu puesto de trabajo convenientemente adecuado a tu necesidad.
  • Mantén posturas correctas frente al ordenador.
  • Toma descansos de forma frecuente (para evitar los vicios posturales)
  • Haz ejercicios de estiramientos para evitar el agarrotamiento de  músculos, articulaciones y/o tendones.

 Silla

Es mejor elegir una silla que sea estable y se ajuste fácilmente en altura e inclinación. Es importante que el respaldo sea entero y siga la curva anatómica de la columna, la zona lumbar debe estar correctamente contenida, esto ayudará a evitar la tendencia a encorvarse.

Otro factor a tener en cuenta respecto a la silla es que tenga apoyabrazos, y que el asiento no sea demasiado duro.

¿Cómo deberíamos sentarnos?

-Mantenga los pies en el suelo (o en un reposapiés si no llega al suelo). Las piernas deben quedar flexionadas ejerciendo un ángulo de 90º con respecto al piso.

-No cruce las piernas, sus tobillos deben estar a la altura de las rodillas. Al cruzar las piernas desestabiliza el equilibrio de la cadera y la musculatura de la columna trabaja incorrectamente.

-Coloque el respaldo de su silla para apoyar su baja y media espalda o utilice un cojín para la espalda.

-Relaje los hombros y mantenga los antebrazos paralelos al suelo.

Puede ser más cómodo si se usa  todo el brazo, y no sólo la muñeca, para mover el ratón. Elegir un ratón que se ajuste al tamaño de la mano y que ésta esté lo más plana posible para minimizar la tensión de la muñeca.

La pantalla

La ubicación de la pantalla es fundamental para no sobrecargar la cervical, evitar el cansancio visual, y no sucumbir a adoptar posturas incorrectas propias del cansancio.

Algunos expertos sugieren que el monitor debe estar separado del teclado y centrado directamente de frente.

  1. Aproximadamente a un brazo de distancia.
  2. Con la parte superior de la pantalla de visualización a nivel de los ojos para que pueda ver con claridad y sin levantar la vista.
  3. Coloca un soporte para documentos entre el monitor y el teclado o justo al lado del monitor para evitar torcer el cuello cuando consultes datos impresos.

Portátiles
El diseño de un ordenador portátil es intrínsecamente problemático ya que la pantalla y el teclado no están separados.

Cuando se utiliza un ordenador portátil, la cabeza y el cuello tienden a inclinarse para ver la pantalla, y/o las manos y muñecas suelen colocarse en mala postura en el teclado.

Es importante que trabajes con el portátil apoyado en el escritorio (la gente suele colocarlo en sus piernas, en una mesa pequeña o el sofá), lo que desencadenas en posturas totalmente incorrectas.

Regula la pantalla de tal manera que manteniendo una postura erguida (espalda recta y barbilla paralela al suelo), puedas utilizar tu mirada periférica y llegar al final de la página.

Hernia Discal – ¿Es necesario operar?

hernia cuerpoLa fisura, protrusión o hernia discal se producen cuando la presión dentro del disco es mayor que la resistencia de la envuelta fibrosa. Como la envuelta fibrosa es un tercio más gruesa en su pared anterior que en la posterior, la mayoría de las fisuras, protrusiones y hernias se producen en esta última.

El mecanismo típico en la formación de una hernia, consiste en el siguiente movimiento secuencial:

  1. Flexión de la columna vertebral hacia delante: Al hacerlo el disco sufre más carga en la parte anterior. Al ser de consistencia gelatinosa, el núcleo pulposo es comprimido contra la pared posterior de la envuelta fibrosa.
  2. Carga de peso importante: Al hacerlo se tiende a comprimir una vértebra contra la otra, aumentando la presión dentro del disco.
  3. Extensión de la columna con el peso cargado: Al hacerlo, el aumento de la presión discal que conlleva la carga del peso va «estrujando» el núcleo pulposo hacia atrás con más fuerza. Si la presión que ejerce contra la pared posterior de la envuelta fibrosa es suficiente, la envuelta se desgarra (fisura discal), se abomba (protrusión discal) o se parte (hernia discal). hernia discal

Riesgos

Antiguamente se creía que la hernia discal siempre causaba dolores y suponía un riesgo para el paciente, al que algunos médicos pronosticaban que se quedaría inválido si no se operaba. Realmente no es así. Las evidencias científicas disponible recogen estudios que demuestran que entre el 30% y el 50% de los sanos tiene una o varias hernias discales que no les causan ningún problema. Si en el lugar en el que se produce la hernia la envuelta fibrosa tiene pocas fibras nerviosas, es posible que ni siquiera duela y pase desapercibida para el paciente.

Es tan arriesgado operar a los pacientes que no deben serlo, como no hacerlo a los que sí deben serlo.

Cuando el paciente presenta los criterios quirúrgicos que se explican más adelante, es necesario operarlo, porque:

  1. Hay estudios que demuestran que en esos casos evolucionan mejor los pacientes operados que los no operados.
  2. Si hay sufrimiento de la médula, o pérdida de fuerza progresiva o intensa durante más de 8 semanas, pueden quedar secuelas.

A la inversa, no hay que operar a los pacientes que no presentan criterios para hacerlo porque:

  1. Hay estudios que demuestran que en esos casos evolucionan mejor los pacientes no operados que los operados.
  2. La cirugía expone a unos riesgos que serían innecesarios en esos pacientes, y su resultado habitualmente es contraproducente.

Algunas de las recomendaciones basadas en la evidencia científica disponible establecen que el riesgo de infección o hemorragia durante una primera operación del disco intervertebral es menor del 1%, aunque ese riesgo aumenta mucho con pacientes de más edad o cuando no es la primera operación discal.

El verdadero riesgo es que la operación no tenga resultados satisfactorios. Algunas de las observaciones establecen que, entre los pacientes con hernia discal pero sin signos evidentes de compresión del nervio, menos del 40% de los que se operan obtienen resultados satisfactorios. Los estudios científicos realizados demuestran que la principal causa de fracaso quirúrgico es operar a pacientes que no deberían serlo y que cuanto más estricta es la selección de los pacientes que se remite a cirugía, mejores son los resultados de ésta.

Otro riesgo de la cirugía es la fibrosis post-quirúrgica. Se acepta que cuanto menos agresiva sea la cirugía y menor el sangrado durante la operación, menor es el riesgo de que aparezca.

Por otra parte, la cirugía requiere un estado mínimo de salud general. Algunas enfermedades generales, como cardíacas, pulmonares o metabólicas, pueden impedirla.

Diagnóstico

Para determinar si la hernia discal es la causa de los problemas del paciente, la historia clínica y la exploración física son fundamentales. A veces puede tener sentido usar también pruebas neurofisiológicas.

Aunque una hernia discal se puede detectar con un scanner, la resonancia magnética es el procedimiento de elección.

No obstante, estudios recientes han demostrado que la resonancia magnética (RM) no es tan fiable como se consideraba en el diagnóstico de las dolencias de espalda: la misma imagen era interpretada de manera distinta por médicos diferentes, o incluso por el mismo médico en momentos diferentes.

Las guías de prácticas médicas sugieren que, en el resto de los pacientes, supone molestias innecesarias, costes superfluos, y riesgos injustificados. Por ejemplo, el hecho de realizar una resonancia magnética, esté indicada o no, aumenta hasta un 400% el riesgo de que el paciente termine siendo operado, sea necesario o no.

Restringir el uso de la RM a los casos en los que ha demostrado ser fiable, evitará diagnósticos erróneos, tratamientos inadecuados y costes innecesarios.

Tratamiento

Incluso cuando la hernia discal duele, lo normal es que se pueda resolver con tratamientos no quirúrgicos, es decir, sin que llegue a ser necesario operar al paciente. Se estima que la cirugía tiene sentido en menos del 10% de las hernias discales que causan síntomas.

Algunas de las recomendaciones basadas en la evidencia científica insisten en que la inmensa mayoría de los casos de hernia discal se resuelven sin operación. Algunas de esas recomendaciones sólo se refieren a hernias discales lumbares, pero sus conclusiones se pueden extrapolar a otros niveles de la espalda -cervical o dorsal-.

Esas recomendaciones establecen que sólo tiene sentido plantearse la operación cuando:

1. Hay pérdida de control de esfínteres -incapacidad para controlar la emisión de orina o heces-, o

2. Hay anestesia «en silla de montar» -pérdida completa de la sensibilidad del periné (entrepierna) y la parte interna de la porción superior de los muslos-.

3. Hay «paraparesia» -pérdida casi total de fuerza en ambas piernas, con o sin dolor-.

Sin embargo evidencias científicas señalan que:

a) Muchos pacientes con afectación de un nervio por causa de una hernia discal, se recuperan espontáneamente en 1 mes, y ningún dato sugiere que esperar hasta que haya pasado ese período para valorar la operación empeore su situación. Sin embargo, esperar ese período puede terminar por hacer innecesaria la cirugía.

b) La cirugía fracasa en más del 60% de los pacientes en los que no se demuestra claramente la afectación del nervio antes de operarles.

Cuanto más rigurosamente se seleccionan los pacientes a los que se operan, mejores resultados obtiene la cirugía. Sólo es necesario operar aproximadamente al 5% de las hernias que duelen.

Conclusión:

Una hernia discal se produce principalmente por fallos mecánicos atribuidos a la relación entre dos vértebras y por compresión. Así pues, la hernia es una consecuencia de demasiada compresión y de mala posición vertebral.

Si se trata a la hernia porque es el causante del dolor, y no se trata a lo que ha hecho que la hernia se produjera, no estaremos solucionando nada, y lo más probable es que nuevas hernias se gesten.

La Quiropráctica centra su campo de acción en ayudar al cuerpo a restablecer su biomecánica natural, mediante la técnica del ajuste.

El ajuste quiropráctico genera sobre la columna un movimiento natural, indoloro y preciso; el objetivo es liberar la presión de los nervios y las articulaciones, por lo que progresivamente la columna vertebral recupera su curvatura natural, aunque difícilmente al 100%.

El éxito del tratamiento quiropráctico radica en seguir las pautas del profesional, pero sobre todo cambiar hábitos incorrectos adquiridos durante nuestro desarrollo. Es importante investigar lo máximo posible sobre nosotros mismos, porque ningún problema de salud tiene su origen y solución tratando sólo la parte afectada.

Nadie puede curar al cuerpo, porque el poder de curación irradia del sistema nervioso y se manifiesta en nuestro organismo. Tú eres el encargado de potenciar esa capacidad y tus hábitos juegan un papel fundamental.

La quiropráctica constituye un muy buen hábito de salud si se utiliza como tal, pero no dejes todo en manos del profesional, porque es tu vida diaria la que cuenta en el proceso de generar un ambiente saludable… Puedes preguntar a tu Quiropráctico para que te aconseje por dónde comenzar!!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar