Suplementos vitamínicos: aliados de la salud

El PQQ, pirroloquinolina quinona, es un compuesto descubierto a finales de los años 70 pero que sólo ahora comenzamos a comprender. Al contrariosuplemento vitamínico de lo que se pueda pensar, dado lo desconocido que es, es un nutriente que puede hallarse en pequeñas cantidades en el perejil, los pimientos verdes o las espinacas.

Para empezar, hay una cosa bien llamativa sobre el PQQ. Y es que se trata de un nutriente esencial, lo que significa que nuestro cuerpo no puede fabricarlo. Incluso la coenzima Q10, con la que comparte propiedades para la salud de las mitocondrias de las células que generan energía, pueden fabricarla sobre todo los cuerpos sanos y biológicamente jóvenes. Pero el PQQ no. Su poder antioxidante se cifra por miles de veces superior a la vitamina C y unas 200 veces superior a los polifenoles del té verde, además se le han atribuido muy diversas propiedades neuroprotectoras. Lo dicho, PQQ es probablemente la sustancia que más propiedades tiene en común con la coenzima Q10.

– El PQQ puede generar in vitro nuevas mitocondrias, lo cual es un hecho revolucionario
– El PQQ regula la expresión genética
– El PQQ favorece la muerte de las células cancerígenas (apoptosis)

– Beneficios cardiovasculares

Los estudios animales han hallado que la suplementación con PQQ reduce el área dañada por bloqueo arterial, tanto si se suplementa antes o después del suceso cardiovascular.

Como antioxidante que es, puede reducir la oxidación del colesterol. En otro estudio animal, los autores afirmaron que «el PQQ reduce el estrés oxidativo, la disfunción mitocondrial y la muerte celular en las células musculares»

– Beneficios neuronales

Ensayos animales concluyeron que el PQQ puede revertir el daño cognitivo causado por el estrés oxidativo. En otros estudios el PQQ ha mostrado proteger contra una proteína asociada en la enfermedad del Parkinson. El PQQ suprime oxidantes derivados del nitrógeno, los cuales son especialmente dañinos para el cerebro. Un estudio afirmó que el PQQ «reduce significativamente el área dañada del cerebro incluso si se administra 3 horas después del infarto cerebral». ¿Debería considerarse la inclusión del PQQ dentro de lo que dispone una sala de emergencias?

El PQQ ha demostrado, además, inhibir la llamada excitotoxicidad generada por toxinas, incluso mercurio, sospechoso habitual en el desarrollo de Alzheimer. También se sabe que el PQQ puede bloquear la proteína alfa-sinucleína asociada con el desarrollo de Parkinson.

En un estudio doble ciego con humanos sanos entre 40 y 70 años, la administración de 20 mg diarios de PQQ produjo mejoras claras en la función cognitiva, como por ejemplo el doble de puntuación en tests de memoria comparado con el grupo de control. Cuando dentro del grupo de tratamiento, a un tercer grupo separado se le añadió 300 mg de Q10 a los 20 mg de PQQ (tener en cuenta que era ubiquinona, no el activo ubiquinol que es superior y del que se precisaría menos dosis) los resultados fueron aún superiores. In vitro, el PQQ estimula la regeneración nerviosa (promueve el Factor de Crecimiento Nervioso)

– Expresión genética

Ensayos con roedores sobre la implicación genómica del PQQ han establecido que este compuesto altera la expresión genética de 438 genes. Cuando la dieta es suplementada con PQQ, la expresión genética parece de algún modo normalizarse (optimizarse). En concreto, los genes más favorablemente afectados por el PQQ tienen que ver con:

– Señalización y comunicación entre células
– Estrés celular
– Generación de mitocondrias
-Transporte de metabolitos (moléculas del metabolismo, como aminoácidos, vitaminas, etc…)

Todo ello hace que el PQQ esté en el corazón de la ciencia antienvejecimiento.

La PQQ y la CoQ10, tomadas simultáneamente, mejoran el nivel de antioxidantes y la salud mitocondrial mediante mecanismos complementarios. Además, apoyan de distintas maneras las funciones cardiovasculares y cerebrales, mejoran el estado mental y la calidad de vida de las personas de edad avanzada. Asimismo, pueden utilizarse para ralentizar o prevenir el declive cognitivo de las personas adultas.

Las multivitaminas de calidad son un producto esencial que se debe consumir diariamente a largo plazo, en el marco de una vida sana y equilibrada, y más aún aquellos días en los que la alimentación no ha sido óptima ni rica en verduras y frutas frescas.

Daily 3 contiene 39 nutrientes, entre los que se encuentran por supuesto las vitaminas A, B, C, D, E y K en dosis fisiológicas que según los médicos son las óptimas. Pero lo que diferencia a Daily 3 es la forma avanzada de vitamina B9 (5-metil-tetrahidrofolato) que contiene, la mezcla de tocoferoles naturales, la presencia de tocotrienoles (una forma de vitamina E destacada, pero a la que por su alto coste con frecuencia los fabricantes dejan de lado), el alto nivel de aporte de vitamina C, y el alto nivel en vitamina D3 (1000 IU por dosis de 3 cápsulas), algo que no se puede encontrar en otras multivitaminas.

Varios compuestos presentes en Daily 3 permiten mejorar el funcionamiento de las mitocondrias ya existentes, como el resveratrol. Pero la PQQ activa los genes que dirigen la reproducción, protección y reparación de las mitocondrias, lo que es todo un avance.
Contiene asimismo varios ingredientes patentados (OptiBerry para los ojos, Biopérine para mejorar la asimilación de otros nutrientes), resveratrol (el “super” antioxidante), luteína y zeaxantina (eficaces contra la degeneración macular asociada a la edad y las cataratas). Por último, contiene nutrientes tan interesantes como el extracto de té verde, el extracto de granada, el extracto de hoja de olivo, biotina, molibdeno, boro y selenio, entre otros.

La artrosis comienza de jóvenes

artrosis
La artrosis (artritis degenerativa, enfermedad degenerativa de las articulaciones) es un trastorno crónico de las articulaciones caracterizado por la degeneración del cartílago y del hueso adyacente, que puede causar dolor articulatorio y rigidez.
La artrosis, el trastorno articulatorio más frecuente, afecta en algún grado a muchas personas alrededor de los 70 años de edad, tanto varones como mujeres. Sin embargo, la enfermedad tiende a desarrollarse en los varones a una edad más temprana.

Persisten todavía muchos mitos sobre la artrosis, por ejemplo, que es un rasgo inevitable de la vejez, como los cabellos grises y los cambios en la piel; que conduce a discapacidades mínimas y que su tratamiento no es eficaz. Aunque la artrosis es más frecuente en personas de edad, su causa no es el simple deterioro que conlleva el envejecimiento. La mayoría de los afectados por esta enfermedad, especialmente los más jóvenes, presentan pocos síntomas o ninguno; sin embargo, algunas personas mayores desarrollan discapacidades significativas.

Las articulaciones tienen un nivel tan escaso de fricción que no se desgastan, salvo si se utilizan excesivamente o sufren lesiones. Es probable que la artrosis se inicie con una anormalidad de las células que sintetizan los componentes del cartílago, como colágeno (una proteína resistente y fibrosa del tejido conectivo) y proteoglicanos (sustancias que dan elasticidad al cartílago).

El cartílago puede crecer demasiado, pero finalmente se vuelve más delgado y se producen grietas en la superficie. Se forman cavidades diminutas que debilitan la médula del hueso, bajo el cartílago. Puede haber un crecimiento excesivo del hueso en los bordes de la articulación, produciendo tumefacciones (osteofitos) que pueden verse y sentirse al tacto. Estas tumefacciones pueden interferir el funcionamiento normal de la articulación y causar dolor.
Por último, la superficie lisa y regular del cartílago se vuelve áspera y agujereada, impidiendo que la articulación pueda moverse con facilidad. Se produce una alteración de la articulación por el deterioro de todos sus componentes, es decir, el hueso, la cápsula articular (tejidos que envuelven algunas articulaciones), la membrana sinovial (tejido que reviste la articulación), los tendones y el cartílago.
Síntomas

Por lo general, los síntomas se desarrollan gradualmente y afectan inicialmente a una o a varias articulaciones (las de los dedos, la base de los pulgares, el cuello, la zona lumbar, el dedo gordo del pie, la cadera y las rodillas). El dolor es el primer síntoma, que aumenta por lo general con la práctica de ejercicio. En algunos casos, la articulación puede estar rígida después de dormir o de cualquier otra forma de inactividad; sin embargo, la rigidez suele desaparecer a los 30 minutos de haber iniciado el movimiento de la articulación.

La articulación puede perder movilidad e incluso quedar completamente rígida en una posición incorrecta a medida que empeora la lesión provocada por la artrosis. El nuevo crecimiento del cartílago, del hueso y otros tejidos puede aumentar el tamaño de las articulaciones. El cartílago áspero hace que las articulaciones rechinen o crujan al moverse. Las protuberancias óseas se desarrollan con frecuencia en las articulaciones de las puntas de los dedos (nódulos de Heberden).
En algunos sitios (como la rodilla), los ligamentos que rodean y sostienen la articulación se estiran de modo que ésta se vuelve inestable. Tocar o mover la articulación puede resultar muy doloroso.
En contraste, la cadera se vuelve rígida, pierde su radio de acción y provoca dolor al moverse. La artrosis afecta con frecuencia a la columna vertebral. El dolor de espalda es el síntoma más frecuente. Las articulaciones lesionadas de la columna suelen causar únicamente dolores leves y rigidez.

Sin embargo, si el crecimiento óseo comprime los nervios, la artrosis de cuello o de la zona lumbar puede causar entumecimiento, sensaciones extrañas, dolor y debilidad en un brazo o en una pierna. En raras ocasiones, la compresión de los vasos sanguíneos que llegan a la parte posterior del cerebro ocasiona problemas de visión, sensación de mareo (vértigo), náuseas y vómitos. A veces el crecimiento del hueso comprime el esófago, dificultando la deglución.

Prevención y tratamiento

Tanto los ejercicios de estiramiento como los de fortalecimiento y de postura resultan adecuados para mantener los cartílagos en buen estado, aumentar la movilidad de una articulación y reforzar los músculos circundantes de manera que puedan amortiguar mejor los impactos.
El ejercicio se debe compensar con el reposo de las articulaciones dolorosas; sin embargo, la inmovilización de una articulación tiende más a agravar la artrosis que a mejorarla. Los síntomas empeoran con el uso de sillas, reclinadores, colchones y asientos de automóvil demasiado blandos.

Se recomienda usar sillas con respaldo recto, colchones duros o tableros de madera bajo el colchón. Los ejercicios específicos para la artrosis de la columna vertebral pueden resultar útiles; sin embargo, se necesitan soportes ortopédicos para la espalda en caso de problemas graves. Es importante mantener las actividades diarias habituales, desempeñar un papel activo e independiente dentro de la familia y seguir trabajando.

Asimismo resulta muy útil el tratamiento quiropráctico, puesto que ayuda a la movilización de las articulaciones vertebrales, con el factor potencial de liberar la presión de los nervios y ayudar al cuerpo a regenerarse, y/o a evitar la degeneración progresiva. Los síntomas se reducen considerablemente gracias a que los impulsos nerviosos llegan con más eficacia a las partes afectadas.
Si una articulación se inflama, se hincha y provoca dolor repentinamente, los corticosteroides se pueden inyectar directamente en ella, aunque esto sólo suele proporcionar alivio a corto plazo.

Caminar y correr ayuda a las rodillas
En un nuevo estudio publicado por la revista Medicine & Science in Sports & Exercise se afirma que las personas que practican footing tienen aproximadamente la mitad de riesgo que el resto de desarrollar artrosis o de necesitar una prótesis de cadera.

¿Cuál es la explicación? Podría ser la siguiente:

El cartílago no está irrigado por vasos sanguíneos, pero está compuesto por células vivas a las que hay que alimentar. El alimento se encuentra en el líquido sinovial en el que se bañan las articulaciones. Cada presión ejercida sobre el cartílago permite al líquido sinovial circular por el mismo y alimentar así las células con los nutrientes.

Si uno no se mueve, o se mueve muy poco, el cartílago «se muere de hambre».
La incidencia de la obesidad en la destrucción de los cartílagos
Las investigaciones más recientes demuestran que la artrosis no es el resultado del desgaste de las articulaciones, según la vicepresidenta de la fundación Arthrose de Estados Unidos, Patience White, que es también profesora de Medicina en la Universidad George Washington.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar