Por su salud, evite el pan blanco

El pan, «fruto de la tierra y del trabajo del hombre», es el alimento básico de nuestra civilización. Pero ha llegado el momento de dejar de consumir pan blanco. Ahora verá por qué.

Demasiado mezclado
El trigo ya no puede considerarse un alimento sano. Aunque sea ecológico o integral, el trigo moderno es demasiado híbrido. Contiene una elevada cantidad de glutamina, una proteína que tiende a irritar las paredes intestinales, y muchos menos minerales y vitaminas que hace cientos de años.

Es una verdadera lástima, porque el trigo era realmente un alimento adecuado y hoy en día se utiliza en multitud de harinas y alimentos, en especial como espesante.
Demasiado pobre en fibra, vitaminas y minerales
En el pan blanco, la mejor parte de la harina se ha retirado para dársela a los cerdos y a otros animales de granja. El trigo integral no es bueno para la salud, pero al menos contiene fibra, vitaminas y minerales. Para elaborar pan blanco, por el contrario, se retiran del trigo el germen y el salvado.

El resultado es un producto casi sin fibra y sin apenas vitaminas ni minerales, un producto que en el fondo no es más que almidón; sencillamente calorías sin nutrientes esenciales.

Lo mismo ocurre con los cereales para el desayuno. Cuando compre cereales no se deje impresionar por las etiquetas que indican que han sido “enriquecidos” con vitaminas. La razón por la que a veces se «enriquecen» los cereales es precisamente porque los científicos se dieron cuenta en 1945 de hasta qué punto eran pobres en nutrientes. Vamos, que la caja de cartón de los cereales contiene casi tantos micronutrientes como los propios cereales, si no más.

Los fabricantes añadieron entonces 3 ó 4 vitaminas y un poco de hierro. Pero esto es como si alguien le robase 10.000 euros de su cuenta del banco y luego decidiese «enriquecerle» dándole un par de euros.
Demasiado salado
El pan blanco moderno está demasiado salado. Contiene de media 19 g de sal por kilo de pan. Una barra (250 gramos) contiene 4,7 g de sal, lo que supone casi la cantidad máxima diaria que recomienda ingerir la OMS (5 g/día/persona). Según datos recogidos por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), en España la principal fuente dietética de sodio en la población adulta es precisamente el pan.

Aunque no se añada sal en su fabricación, el pan sin sal contiene sin embargo de 0,2 a 2,2 g de cloruro de sodio por kilo.
Demasiado dulce
El pan blanco no es un azúcar lento, más bien es un azúcar de combustión rápida con un índice glucémico elevado, que provoca un gran desgaste de insulina y reacciones de hipoglucemia.

El índice glucémico indica el efecto de los alimentos en la glucemia (nivel de glucosa en sangre) durante las dos horas siguientes a su ingesta.

El índice 100 de glucemia (el máximo) corresponde a la glucosa pura y… ¡al pan blanco!, que no es más que almidón, como ya ha visto, y el almidón a su vez no es más que una cadena de moléculas de glucosa.

Esto quiere decir que consumir pan blanco es peor que comer terrones de azúcar: hace que aumenten escandalosamente los niveles de azúcar en la sangre, lo que afecta al páncreas y provoca un pico de insulina, con el consiguiente riesgo de desarrollar en un futuro resistencia a la insulina, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.
Demasiado gluten
El trigo moderno, resultado de procesos híbridos, se ha seleccionado por su riqueza en gluten. El gluten es una mezcla de proteínas. Cuanto más gluten haya en la harina, más fermenta el pan y se vuelve más elástico y esponjoso. El pan parece más apetitoso, más hinchado y, por tanto, se vende mejor.

El problema es que el sistema digestivo de muchas personas no tolera las cantidades de gluten que presenta el pan moderno. La intolerancia al gluten provoca cansancio, dolores abdominales, diarrea, reflujo gastroesofágico, problemas articulares, eccemas e incluso trastornos neurológicos.

Suplementos vitamínicos: aliados de la salud

El PQQ, pirroloquinolina quinona, es un compuesto descubierto a finales de los años 70 pero que sólo ahora comenzamos a comprender. Al contrariosuplemento vitamínico de lo que se pueda pensar, dado lo desconocido que es, es un nutriente que puede hallarse en pequeñas cantidades en el perejil, los pimientos verdes o las espinacas.

Para empezar, hay una cosa bien llamativa sobre el PQQ. Y es que se trata de un nutriente esencial, lo que significa que nuestro cuerpo no puede fabricarlo. Incluso la coenzima Q10, con la que comparte propiedades para la salud de las mitocondrias de las células que generan energía, pueden fabricarla sobre todo los cuerpos sanos y biológicamente jóvenes. Pero el PQQ no. Su poder antioxidante se cifra por miles de veces superior a la vitamina C y unas 200 veces superior a los polifenoles del té verde, además se le han atribuido muy diversas propiedades neuroprotectoras. Lo dicho, PQQ es probablemente la sustancia que más propiedades tiene en común con la coenzima Q10.

– El PQQ puede generar in vitro nuevas mitocondrias, lo cual es un hecho revolucionario
– El PQQ regula la expresión genética
– El PQQ favorece la muerte de las células cancerígenas (apoptosis)

– Beneficios cardiovasculares

Los estudios animales han hallado que la suplementación con PQQ reduce el área dañada por bloqueo arterial, tanto si se suplementa antes o después del suceso cardiovascular.

Como antioxidante que es, puede reducir la oxidación del colesterol. En otro estudio animal, los autores afirmaron que «el PQQ reduce el estrés oxidativo, la disfunción mitocondrial y la muerte celular en las células musculares»

– Beneficios neuronales

Ensayos animales concluyeron que el PQQ puede revertir el daño cognitivo causado por el estrés oxidativo. En otros estudios el PQQ ha mostrado proteger contra una proteína asociada en la enfermedad del Parkinson. El PQQ suprime oxidantes derivados del nitrógeno, los cuales son especialmente dañinos para el cerebro. Un estudio afirmó que el PQQ «reduce significativamente el área dañada del cerebro incluso si se administra 3 horas después del infarto cerebral». ¿Debería considerarse la inclusión del PQQ dentro de lo que dispone una sala de emergencias?

El PQQ ha demostrado, además, inhibir la llamada excitotoxicidad generada por toxinas, incluso mercurio, sospechoso habitual en el desarrollo de Alzheimer. También se sabe que el PQQ puede bloquear la proteína alfa-sinucleína asociada con el desarrollo de Parkinson.

En un estudio doble ciego con humanos sanos entre 40 y 70 años, la administración de 20 mg diarios de PQQ produjo mejoras claras en la función cognitiva, como por ejemplo el doble de puntuación en tests de memoria comparado con el grupo de control. Cuando dentro del grupo de tratamiento, a un tercer grupo separado se le añadió 300 mg de Q10 a los 20 mg de PQQ (tener en cuenta que era ubiquinona, no el activo ubiquinol que es superior y del que se precisaría menos dosis) los resultados fueron aún superiores. In vitro, el PQQ estimula la regeneración nerviosa (promueve el Factor de Crecimiento Nervioso)

– Expresión genética

Ensayos con roedores sobre la implicación genómica del PQQ han establecido que este compuesto altera la expresión genética de 438 genes. Cuando la dieta es suplementada con PQQ, la expresión genética parece de algún modo normalizarse (optimizarse). En concreto, los genes más favorablemente afectados por el PQQ tienen que ver con:

– Señalización y comunicación entre células
– Estrés celular
– Generación de mitocondrias
-Transporte de metabolitos (moléculas del metabolismo, como aminoácidos, vitaminas, etc…)

Todo ello hace que el PQQ esté en el corazón de la ciencia antienvejecimiento.

La PQQ y la CoQ10, tomadas simultáneamente, mejoran el nivel de antioxidantes y la salud mitocondrial mediante mecanismos complementarios. Además, apoyan de distintas maneras las funciones cardiovasculares y cerebrales, mejoran el estado mental y la calidad de vida de las personas de edad avanzada. Asimismo, pueden utilizarse para ralentizar o prevenir el declive cognitivo de las personas adultas.

Las multivitaminas de calidad son un producto esencial que se debe consumir diariamente a largo plazo, en el marco de una vida sana y equilibrada, y más aún aquellos días en los que la alimentación no ha sido óptima ni rica en verduras y frutas frescas.

Daily 3 contiene 39 nutrientes, entre los que se encuentran por supuesto las vitaminas A, B, C, D, E y K en dosis fisiológicas que según los médicos son las óptimas. Pero lo que diferencia a Daily 3 es la forma avanzada de vitamina B9 (5-metil-tetrahidrofolato) que contiene, la mezcla de tocoferoles naturales, la presencia de tocotrienoles (una forma de vitamina E destacada, pero a la que por su alto coste con frecuencia los fabricantes dejan de lado), el alto nivel de aporte de vitamina C, y el alto nivel en vitamina D3 (1000 IU por dosis de 3 cápsulas), algo que no se puede encontrar en otras multivitaminas.

Varios compuestos presentes en Daily 3 permiten mejorar el funcionamiento de las mitocondrias ya existentes, como el resveratrol. Pero la PQQ activa los genes que dirigen la reproducción, protección y reparación de las mitocondrias, lo que es todo un avance.
Contiene asimismo varios ingredientes patentados (OptiBerry para los ojos, Biopérine para mejorar la asimilación de otros nutrientes), resveratrol (el “super” antioxidante), luteína y zeaxantina (eficaces contra la degeneración macular asociada a la edad y las cataratas). Por último, contiene nutrientes tan interesantes como el extracto de té verde, el extracto de granada, el extracto de hoja de olivo, biotina, molibdeno, boro y selenio, entre otros.

La salud bucal puede afectar la salud general

boca saludable

La Salud Bucal debería ser reconocida como una de las prioridades de salud del país, tanto por la prevalencia y severidad de las enfermedades bucales como por la mayor percepción de la población frente a estas patologías que afectan su salud general y su calidad de vida.

Lo que entra por la boca puede afectar al resto del cuerpo y lo que entra en el resto del cuerpo puede tener efecto en la boca. En otras palabras, la salud bucal es importante y está relacionada con la salud y el bienestar general.

Relaciones entre la salud bucal y la salud general

La boca está llena de varias bacterias, incluyendo aquellas relacionadas con las caries dentales, las enfermedades
periodontales (de las encías) y enfermedades sistémicas que afectan la salud general. Estas bacterias por lo general se mantienen bajo control con una buena higiene bucal como el cepillado y el uso hilo dental diarios. Cuando las bacterias perjudiciales crecen fuera de control, pueden ocasionar infecciones en las encías y proporcionar un puerto de entrada al torrente sanguíneo.

La boca es la ventana de la salud del cuerpo

La boca refleja indicios y síntomas de salud y de enfermedad. Puede demostrar indicios de enfermedades, infecciones generales y carencias alimenticias. El ex-Director General de Salud Pública, en un informe del año 2000 sobre la salud bucal de EE.UU., notó que “[una] evaluación física de la boca y de la cara pueden revelar indicios de enfermedad, consumo de drogas, violencia doméstica física, hábitos perjudiciales o adicciones como por ejemplo al cigarrillo, y la condición general de la salud.”

La salud bucal puede afectar otras enfermedades y afecciones

• Diferentes estudios de investigación indicaron una relación entre enfermedades de encías graves y ciertas enfermedades que afectan el organismo, incluyendo diabetes y enfermedades del corazón.

• La boca puede hacer de depósito directo para la contaminación bacterial de los pulmones con posterior desarrollo de neumonía bacterial.

• Las mujeres embarazadas con enfermedades en las encías se encuentran en un riesgo mayor de partos prematuros y de dar a luz a bebés de poco peso.

• La infección en la boca puede interrumpir los niveles de azúcar en la sangre y hacer que la diabetes sea más difícil
de controlar.

Las enfermedades y afecciones pueden afectar la salud bucal

• Las personas con sistemas inmunológicos débiles tienen más probabilidades de tener infección micóticas y virales en la
boca.

• Algunos trastornos de la sangre, gastrointestinales como GERD (Enfermedad de reflujo gastroesofágico), enfermedades respiratorias y afecciones pueden afectar la salud bucal.

• Las afecciones cardiovasculares, la diabetes y el embarazo pueden afectar el cuidado bucal y la salud bucal.

• Los medicamentos que se toman por otras afecciones pueden ocasionar boca seca, lo cual puede aumentar el riesgo de caries dentales, infecciones bucales de candidiasis y otras infecciones bucales.

• La carencia de vitaminas pueden tener graves efectos en la boca y en los dientes.

• El consumo de tabaco y los malos hábitos alimenticios pueden afectar la boca y la cara.

La buena salud puede comenzar con la boca

Si bien las enfermedades bucales son importantes en sí mismas, a menudo los padres, profesionales de salud y proveedores de servicios de cuidado de niños pasan de alto la relación con la salud general. La promoción de la salud bucal y lo que uno puede hacer con respecto a problemas de salud bucal es un paso importante en el mantenimiento de la salud general.

¿Qué puede hacer?

El mantenimiento de la buena salud bucal mediante las visitas dentales regulares y el tratamiento adecuado de los problemas en las encías es fundamental para todas las personas. Puede tener un rol importante en la prevención de enfermedades de las encías y mejorar la salud de su boca y evitar males mayores haciendo lo siguiente:

• Cepíllese durante dos o tres minutos, dos veces al día, con pasta dental que contenga flúor. Asegúrese de cepillar la línea de las encías.

• Use hilo dental para eliminar la placa de los lugares a los que no puede llegar con su cepillo de dientes.

• Una dieta saludable brinda los nutrientes esenciales (especialmente, vitaminas A y C).

• Evite el cigarrillo y el tabaco sin humo.

• Siga cuidadosamente las instrucciones del médico y del dentista acerca del cuidado de la salud, incluso el uso de medicamentos recetados, como antibióticos, según se indique.

• Trate las infecciones dentales de inmediato.

• Infórmele a su dentista toda su historia clínica, incluso los medicamentos que está tomando actualmente.

• Limite el consumo de alcohol.

• Llame a su dentista y haga una cita para que le realicen una limpieza dental profesional.

Salud-Columna vertebral-Sistema Nervioso

A diario nos visitan personas diciendo que quieren recuperar su salud, sin embargo la mayoría de ellos no sabe qué es y que comprende recuperarla. Si no definimos lo que estamos buscando, pocas probabilidades tendremos de encontrarlo…
La salud, correctamente entendida, es el completo equilibrio físico, mental y social de una persona y no solamente la ausencia de dolor o malestar. Pero, quién es el responsable de asegurar este equilibrio? En la siguiente definición encontrarás la respuesta:alteraciones
El sistema nervioso es quien controla, regula y coordina todas las funciones de nuestro cuerpo, a nivel orgánico, celular, muscular, emocional, etc. Capta y procesa rápidamente todos los estímulos para una oportuna y eficaz adaptación e interacción con el medio ambiente cambiante.
El primer eslabón del sistema nervioso es el cerebro (donde se genera toda la información vital que será transmitida al cuerpo a través de la médula espinal y la red de nervios que se desprenden de ella para llegar a todos los demás sistemas del organismo.
La naturaleza a dotado al cerebro de un fuerte casco protector llamado cráneo, y a la médula de otro llamado columna vertebral.
La columna vertebral es de extrema importancia en nuestro cuerpo es por eso que es la parte más sorprendente y compleja de la anatomía Sus tres funciones principales son las de proteger la médula espinal, las raíces nerviosas y varios de los órganos internos del cuerpo, proporcionar soporte estructural y equilibrio a fin de mantener una postura vertical y la de permitir que haya flexibilidad de movimiento.

La columna vertebral se presenta como una masa ósea cilíndrica de ubicación anterior. Los cuerpos de vértebras adyacentes están unidos por discos intervertebrales. Su función es soportar el peso del cuerpo. Las superficies anterior y lateral son cóncavas de arriba abajo y tienen orificios vasculares, y superficie posterior forma la pared anterior del agujero vertebral.
El tamaño creciente de los cuerpos vertebrales de arriba hacia abajo se relaciona con la fuerza y peso que sostiene cada segmento.
La estructura ósea intrincada y compleja de la columna vertebral está formada por veinticuatro vértebras articuladas y nueve fusionadas en una sola. La columna se divide en 7 vértebras cervicales (cuello), 12 vértebras dorsales (tórax) y 5 vértebras lumbares (zona inferior de la espalda). El sacro (cintura pélvica posterior) y el coxis (parte final de la columna) están formados, a su vez, por cuatro y cinco vértebras fusionadas, respectivamente. Las primeras dos vértebras cervicales son únicas porque sus formas permiten amplios movimientos rotatorios de la cabeza.
Vista de atrás la columna debe estar recta y alineada, esto permite que se genere el orificio intervertebral lateral por donde saldrán los nervios transportando la información nerviosa.

Si las vértebras perdieran su correcta movilidad, y/o se quedaran bloqueadas, estaríamos frente al complejo de subluxación vertebral.

Una vértebra subluxada puede acarrear a corto o largo plazo muchos problemas en el organismo, pues el nervio quedaría bajo presión y la información nerviosa se distorsionaría o llegaría más lenta.

Hacer un chequeo quiropráctico periódico de la columna vertebral es importantísimo para poder detectar la subluxación a tiempo e impedir el proceso degenerativo consecuente de la falta de atención en esta problemática.

La función del profesional quiropráctico es detectar y corregir la subluxación vertebral mediante la técnica del ajuste, consistente en un impulso preciso, indoloro y efectivo sobre la articulación bloqueada. El objetivo del ajuste es liberar al nervio de la presión ejercida por la vértebra, se han observado incluso cambios positivos en la curvatura anormal de la columna, puesto que al devolverle la movilidad natural al cuerpo vertebral, los músculos y articulaciones ejercen mejor su trabajo de sostén y alineación.

Las desviaciones de la columna vertebral afectan con relativa frecuencia a la población infantil, pero en muchos casos pasan inadvertidas. En general, no suelen dar síntomas que alerten de su existencia, ya que la ausencia de dolor es usual. Los padres rara vez advierten el problema, salvo que la deformidad sea muy evidente, lo que ya es indicativo de una evolución avanzada. Estos dos hechos -deformación y ausencia de dolor-, hacen que la exploración física rutinaria de la espalda, en las revisiones periódicas del programa del niño sano, sea esencial para detectar el problema lo más precozmente posible.

Es normal que se presente un pequeño grado de curvatura cifótica y lordótica. Cuando las curvaturas son exageradas, se produce una cifosis y lordosis patológicas. La escoliosis siempre es una curvatura anormal. A continuación, se exponen las causas y síntomas más frecuentes de la cifosis, la lordosis y la escoliosis.

CIFOSIS

  • Osteogénesis imperfecta: trastorno que se caracteriza por la fractura de los huesos al aplicarles una fuerza mínima. La pérdida de contenido mineral del hueso debilita los cuerpos vertebrales hasta producir un colapso por acuñamiento, debido al esfuerzo fisiológico que supone las actividades cotidianas. El dolor que aparece en estas circunstancias es intenso y muy difícil de controlar.
  • Osteocondrosis juvenil (enfermedad de Scheuermann): los platillos vertebrales de las vértebras torácicas de los adolescentes se lesionan, con lo que se produce un acuñamiento anterior de los cuerpos vertebrales y aparecen los hombros redondos que los padres suelen atribuir a una mala postura por pereza. Para poder hablar de verdadera enfermedad de Scheuermann tienen que verse afectados al menos tres cuerpos vertebrales, con un acuñamiento de al menos 5º. Suele aparecer entre los 12 y 16 años, con un predominio en el

Infecciones: es la causa más habitual de la cifosis patológica en los países desarrollados, como destrucción tuberculosa de una o más vértebras torácicas adyacentes. La deformidad presenta una angulación pronunciada (giba) y produce compresión de la médula espinal y parálisis.

  • Lesión de la médula espinal: es una de las causas más frecuentes de cifosis; la lesión se debe en muchos casos al aplastamiento de uno o varios cuerpos vertebrales y se asocia con parálisis por lesión directa de la médula espinal a nivel del aplastamiento.
  • Enfermedades reumáticas: la enfermedad reumática de la columna vertebral, representada por la espondilitis anquilosante, puede producir cifosis con incapacidad de mirar hacia delante en los adultos jóvenes.
  • Cambios degenerativos: por envejecimiento de los discos de la columna cervical y lumbar. Se asocian con frecuencia con cifosis relativa (pérdida de lordosis) en estas regiones, produciendo la pérdida de altura característica de la ancianidad.

SÍNTOMAS DE LA CIFOSIS

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la cifosis. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

• Diferencia en la altura de los hombros.

• Cabeza inclinada hacia delante en relación con el resto del cuerpo.

• Diferencia en la altura o la posición de la escápula.

• Altura de la parte superior de la espalda más alta de lo normal, cuando el niño se inclina hacia delante.

• Tensión de los músculos isquiotibiales (cara posterior del muslo).

LORDOSIS

La lordosis es lo contrario a la cifosis. Se trata de una flexión de la columna hacia atrás, que puede corresponder a la postura normal en la columna cervical y lumbar para compensar la cifosis torácica, pero que también puede tratarse de una situación anormal cuando es muy pronunciada.

La exageración de la curvatura lordótica hace que las nalgas parezcan más prominentes. Un niño que presenta una lordosis marcada, cuando está acostado sobre su espalda en una superficie dura, muestra un espacio entre la parte baja de la espalda y la superficie en la que se encuentra recostado. Si la curva lordótica es flexible, es decir, que vuelve a su forma normal cuando el niño se inclina hacia adelante, es un signo de importancia médica mínima; pero si la curva es fija, se debe realizar una evaluación médica y una intervención.

CAUSAS

Los distintos tipos de lordosis pueden tener causas específicas:

  • Lordosis juvenil benigna: como su nombre indica, es una hiperlordosis idiopática y asintomática de la edad pediátrica
  • Acondroplasia (enanismo).
  • Espondilolistesis: deslizamiento de una vértebra sobre otra, normalmente ocurre a nivel lumbar y aumenta la lordosis fisiológica. En los niños ocurre por anomalías congénitas del hueso o secundarias a un traumatismo.
  • Discitis: infección/inflamación del disco vertebral. Causa dolor de espalda, hiperlordosis y en niños pequeños, cojera o negación a caminar. Su tratamiento incluye una pauta antibiótica y en determinadas ocasiones quirúrgica.

Puede haber otras causas para la lordosis, además de las mencionadas. Las causas pueden variar según la edad y el sexo de la persona y las características específicas del síntoma y enfermedades asociadas.

SÍNTOMAS

La característica clínica principal de este trastorno es la prominencia de las nalgas. Los síntomas variarán si la lordosis se presenta junto con otros defectos como por ejemplo, la distrofia muscular, la displasia del desarrollo de la cadera o si se presenta asociada a infección.

ESCOLIOSIS

La palabra «escoliosis» proviene de una palabra griega que significa «torcido» y es un trastorno que hace que la columna vertebral se curve hacia los lados. Usualmente, no produce dolor. Si junto a la escoliosis se presenta algún dolor en la espalda, quiere decir que también hay una enfermedad en la columna o en los nervios, y se debe descartar una causa inflamatoria o neoplásica. La escoliosis generalmente comienza cuando el niño está entre los 8 y los 10 años de edad, pero sólo es notoria cuando llega a la adolescencia. Es más común en las niñas adolescentes.

CLASIFICACIÓN

Se debe diferenciar lo que es una escoliosis verdadera o estructural de lo que es una actitud escoliótica o escoliosis funcional:

  • Actitud o postura escoliótica: incurvación lateral de la columna, provocada a veces por factores externos a la propia columna vertebral. Así, una dismetría de los miembros inferiores provoca una oblicuidad de la pelvis, con lo que la columna vertebral precisa adoptar unas incurvaciones para poder conservar una buena compensación del tronco. Una contractura muscular unilateral traumática o producida por el dolor de un osteoma osteoide o de una espondilólisis puede también incurvar la columna produciendo una postura escoliótica. Esta postura desaparecerá al tratar el problema subyacente. Son curvas flexibles que se corrigen con la lateralización o al acostarse. Las dismetrías de las extremidades inferiores a 1,5 cm no requieren corrección con alza.
  • Escoliosis verdadera o estructurada: hay diversas causas de escoliosis. No se sabe qué es lo que pone en marcha el desarrollo de una curva o por qué algunas curvas empeoran y otras no. La escoliosis puede aparecer en pacientes perfectamente sanos. De hecho así ocurre en la inmensa mayoría de los casos. El restante 15% lo constituye la escoliosis cuya causa sí es conocida. Puede ser causada por enfermedades de los nervios o de los músculos, como la parálisis cerebral, las distrofias musculares y la poliomielitis. Otras causas conocidas de escoliosis incluyen las malformaciones congénitas de las vértebras en el curso del embarazo y ya están presentes en el momento de nacer. También algunas anomalías del tejido conectivo como la del síndrome de Marfan, o alteraciones de los cromosomas como el síndrome de Down pueden ser causa de escoliosis. Una exploración de 30 segundos, en las edades comprendidas entre los 10 y los 15 años, puede marcar una diferencia para toda la vida. El diagnóstico precoz puede ser de gran ayuda para diseñar el tratamiento más adecuado.

Durante la adolescencia la escoliosis habitualmente no provoca dolor y puede ser difícil de descubrir. Una escoliosis menor puede existir varios años antes de que sea realmente aparente y una de las maneras más sencillas de descubrirla es usando el llamado «test de inclinación hacia delante». Pero aún más importante es que el especialista examine la columna de los niños de manera regular, hasta haber completado todo el crecimiento, ya que la escoliosis puede aparecer en cualquier momento del proceso de desarrollo y empeorar durante el último «estirón».

Es el tipo de desviación más frecuente ya que 3 de cada 100 individuos tiene alguna forma de escoliosis y es más habitual en el sexo femenino. Implica la conjunción de dos alteraciones: la desviación lateral de la columna hacia un lado u otro, adoptando las típicas formas de S o C y la rotación de las vértebras correspondientes a la zona afectada. Los cuerpos vertebrales se desplazan hacia la convexidad de la curva y las apófisis espinosas hacia la concavidad. En este giro se desplazan las costillas: se hacen más prominentes en el lado de la convexidad y más hundidas en el de la concavidad de la curva. Esta mayor prominencia del hemitórax posterior es la que se pone de manifiesto cuando el niño con escoliosis flexiona el tronco hacia delante (maniobra de Adams).

CAUSAS DE LA ESCOLIOSIS

Los distintos tipos de escoliosis se clasifican según la causa y cada tipo requiere un programa terapéutico diferente:

  • Idiopática: aproximadamente el 80-85% de los pacientes presenta este tipo, llamado así por ser «de causa no conocida» aunque existe una influencia genética de importancia variable ya que son frecuentes los antecedentes familiares. La columna parece completamente normal al nacer pero se deforma en los años de la adolescencia al producirse un crecimiento rápido. La escoliosis idiopática se subdivide en tres grandes grupos según el momento de su inicio: infantil (se inicia entre los 0 y 3 años de edad); juvenil (se inicia entre los 4 y 10 años de edad), y adolescente (se inicia a partir de los 10 años, durante el brote de crecimiento puberal).
  • Congénita: la columna vertebral se va deformando desde que se inicia el desarrollo fetal, ya sea por un fallo en la formación simétrica de las vértebras o en la separación completa de las vértebras en unidades independientes. Cuando se combinan ambos tipos de fallos, se produce la deformidad más grave. Este tipo de escoliosis tiene tendencia a progresar desde el nacimiento.
  • Neuromuscular («paralítica»): la columna vertebral puede ser normal al nacer, pero uno de los numerosos trastornos paralizantes afecta los músculos estabilizadores de la columna vertebral, por lo que aparece la escoliosis. Estos trastornos paralizantes son las lesiones de la médula espinal como la parálisis cerebral, la poliomielitis, la mielitis transversa y las distrofias musculares.
  • Otras causas: conforman un grupo heterogéneo de causas más raras, como la escoliosis secundaria a tumores vertebrales, los esguinces agudos, el prolapso discal, la espondilosis lumbar avanzada y muy infrecuente, la histeria.

SÍNTOMAS DE LA ESCOLIOSIS

Los síntomas de escoliosis variarán con cada persona aunque es llamativa la ausencia del dolor en la idiopática. Los más frecuentes incluyen:

• Hombros a distinta altura.

• Un omóplato más prominente que el otro.

• Cabeza no centrada directamente sobre la pelvis.

• Apariencia de una cadera más elevada y prominente.

• Tórax asimétrico.

• Cintura pélvica desigual.

• Cambios en el aspecto o la textura de la piel que recubre la columna vertebral.

• Apoyo de todo el cuerpo en un lado.

• Prominencia costal cuando se agacha.

• Curvatura anormal de la columna hacia un lado (lateral).

• Hombros y cadera no alineados.

• Curva compensatoria.

• En ocasiones, dolor de espalda (zona lumbar).

• En casos muy avanzados fatiga y dificultad respiratoria por compresión torácica.

CONCLUSIONES

Las desviaciones de la columna vertebral son hallazgos frecuentes en la población infantil. En la mayoría de casos, suelen corresponder a un síntoma banal.

La cifosis y la lordosis son curvaturas normales de la columna vertebral y sólo serán patológicas cuando la curvatura sea exagerada. La escoliosis, en cambio, no es una curvatura normal de la columna y siempre se deberá investigar si se trata de una actitud escoliótica, la mayoría de las veces, o bien si corresponde a una escoliosis verdadera por rotación de los cuerpos vertebrales. La exploración clínica sencilla pero detallada del paciente determina la intensidad del grado de curvatura y es necesaria realizar una telerradiografía de la columna o emplear métodos más precisos para determinarla.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar